Tiempos y Causas del Ayuno

publicado en: El Evangelio de Marcos, Madurez | 0

Mar 2:19  Jesús les dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas ayunar mientras está con ellos el esposo? Entre tanto que tienen consigo al esposo, no pueden ayunar. Mar 2:20  Pero vendrá días cuando el esposo les será quitado, y entonces en aquellos días ayunarán.

 

El ayuno debe de hacerse bajo las causas correctas, para que el remiendo nuevo no rompa más el vestido viejo y estas causas y tiempos del ayuno la Biblia las enmarca en dos circunstancias específicas:

Primer TIEMPO Y CAUSA: EL ERREPENTIMIENTO

Los discípulos de los Fariseos asociaban el AYUNO con la humildad y los discípulos de Juan el Bautista lo asociaban con el arrepentimiento; de hecho, La Biblia nos habla de este último propósito o sea “EL ARREPENTIMIENTO” como uno de los tiempos y de las causas correctas por las cuales debemos ayunar; o sea debemos ayunar cuando busquemos en arrepentimiento el perdón de Dios, por causa de nuestros pecados cometidos, de hecho que el ayuno obligatorio dentro de la religión Judía era justamente en la fiesta de la expiación, Lev 23:32  Día de reposo será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a los nueve días del mes en la tarde; de tarde a tarde guardaréis vuestro reposo. Que era una fiesta de clamor general por los pecados cometidos, eso manifiesta claramente el uso del ayuno para buscar el perdón de Dios.

Encontramos a muchos hombres de Dios ayunando específicamente en ESTOS momentos cruciales de sus vidas, donde ellos están confesando generalmente los pecados suyos y los del pueblo;

El caudillo Nehemías ve la necesidad de ayunar y ponerse en un mismos sentir con el pueblo, para buscar el perdón de Dios, por causa de sus pecados y renovara sus votos como pueblo de Dios, Neh 9:1 El día veinticuatro del mismo mes se reunieron los hijos de Israel en ayuno, y con cilicio y tierra sobre sí. Neh 9:2  Y ya se había apartado la descendencia de Israel de todos los extranjeros; y estando en pie, confesaron sus pecados, y las iniquidades de sus padres. Es una manera de acercarnos  Dios para pedir perdón por nuestros pecados e inclusive por lo de otros.

El ayuno es crucial en tiempos de Juicio, buscando el perdón de Dios, como lo fue en tiempos de un juicio ya decretado, esto es lo que buscaba el rey David, después que el juicio había sido decretado sobre su hijo que había nacido por el adulterio con Betzabe, 2Sa 12:14  Mas por cuanto con este asunto hiciste blasfemar a los enemigos de Jehová, el hijo que te ha nacido ciertamente morirá. Mas sin embargo David hace uso del ayuno para buscar a Dios y tratar de que su hijo viva, 2Sa 12:16  Entonces David rogó a Dios por el niño; y ayunó David, y entró, y pasó la noche acostado en tierra. Es importante comprender que ayunar en estas circunstancias, no quiere decir que las cosas van a salir como uno quiere, pero el buscar a Dios en semejantes circunstancias casi es un deber de humillación delante de Dios y aunque el hijo de David murió, atraves de este ayuno el mostró su profunda humillación y sinceridad y un  verdadero arrepentimiento.

También los Ninivitas, hicieron uso del ayuno por causa del juicio decretado contra su ciudad, Jon 3:5  Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos. Jon 3:6  Y llegó la noticia hasta el rey de Nínive, y se levantó de su silla, se despojó de su vestido, y se cubrió de cilicio y se sentó sobre ceniza. Jon 3:7  E hizo proclamar y anunciar en Nínive, por mandato del rey y de sus grandes, diciendo: Hombres y animales, bueyes y ovejas, no gusten cosa alguna; no se les dé alimento, ni beban agua; Jon 3:8  sino cúbranse de cilicio hombres y animales, y clamen a Dios fuertemente; y conviértase cada uno de su mal camino, de la rapiña que hay en sus manos. Jon 3:9  ¿Quién sabe si se volverá y se arrepentirá Dios, y se apartará del ardor de su ira, y no pereceremos? Este ayuno trajo grandes resultados para la vida de cientos de miles de personas, Jon 3:10  Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo.

Daniel uso el ayuno para confesar el pecado de su pueblo que es lo que los hará regresar en el tiempo indicado, Dan 9:3  Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, cilicio y ceniza. Dan 9:4  Y oré a Jehová mi Dios e hice confesión diciendo: Ahora, Señor, Dios grande, digno de ser temido, que guardas el pacto y la misericordia con los que te aman y guardan tus mandamientos; Dan 9:5  hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas.

El mismo apóstol Pablo ayunó arrepentido, por haber perseguido a la iglesia del Señor, Hch 9:9  donde estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió.

SEGUNDO TIEMPO Y CAUSA: LA DEPENDENCIA DE DIOS

Una y otra vez encontramos en la Biblia ejemplos de hombres que ayunaban y oraban, buscando ayuda, dirección sobre decisiones, respuestas, sanidades o bendiciones.

MOISES, renovando en el Monte Sinaí, recibiendo los DIEZ MANDAMIENTOS, Éxo 34:28  Y él estuvo allí con Jehová cuarenta días y cuarenta noches; no comió pan, ni bebió agua; y escribió en tablas las palabras del pacto, los diez mandamientos.

JOSAFAT, pidiendo ayuda  a Dios, en medio de sus temores, 2Cr 20:2  Y acudieron algunos y dieron aviso a Josafat, diciendo: Contra ti viene una gran multitud del otro lado del mar, y de Siria; y he aquí están en Hazezon-tamar, que es En-gadi. 2Cr 20:3  Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá. 2Cr 20:4  Y se reunieron los de Judá para pedir socorro a Jehová; y también de todas las ciudades de Judá vinieron a pedir ayuda a Jehová.

EL SACERDOTE ESDRAS, pidiendo protección a Dios, durante el retorno a Jerusalen, Esd 8:21  Y publiqué ayuno allí junto al río Ahava, para afligirnos delante de nuestro Dios, para solicitar de él camino derecho para nosotros, y para nuestros niños, y para todos nuestros bienes. Esd 8:22  Porque tuve vergüenza de pedir al rey tropa y gente de a caballo que nos defendiesen del enemigo en el camino; porque habíamos hablado al rey, diciendo: La mano de nuestro Dios es para bien sobre todos los que le buscan; mas su poder y su furor contra todos los que le abandonan. Esd 8:23  Ayunamos, pues, y pedimos a nuestro Dios sobre esto, y él nos fue propicio.

JESÚS AYUNABA EN TIEMPOS Y MOMENTOS ESPECIFICOS DE SU MINISTERIO, Mat 4:1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Mat 4:2  Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre.

LA IGLESIA ANTES DE HACER DELEGACIONES E IMPONER MANOS, PEDIAN DIRECCION,  Hch 13:1 Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo. Hch 13:2  Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado. Hch 13:3  Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron. Hch 14:23  Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.

En definitiva el ayuno es una herramienta de gran relevancia espiritual y adecuada en los momentos precisos: para buscar a Dios en arrepentimiento y como parte fundamental de nuestra dependencia a Él.  Debemos ser muy cuidadosos pues todo ayuno fuera de estos tiempos, puede llegar a romper más el vestido viejo de nuestra naturaleza pecadora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.