La causa de la voluntad personal

publicado en: Madurez, Porque Caíste Lucero | 0

Tema 2, del estudio ¿Porque Caíste, Lucero hijo de la mañana?

Gén 2:16  Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; Gén 2:17  más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Una de las cosas más fascinantes de la creación del hombre, es que desde el principio Dios lo dotó de Voluntad Propia, al igual que a los Ángeles, Dios también les dio esa capacidad maravillosa de poder tomar sus propias decisiones; Dios podría haber creado seres sin ese criterio de voluntad y haberlos creado en una total sujeción y obediencia; sin embargo el Creador, nos dà ese maravilloso regalo que nos hace tomar nuestras propias decisiones y por ello es que desde el principio, Dios al hombre le dà su Palabra para que viva dentro de ella, pero de una manera voluntaria, o sea que el hombre es llamado a sujetar su voluntad personal, a la voluntad de su Creador, pero no los obliga; los seres humanos debemos tomar la decisión de permanecer dentro de esa obediencia, que es la vida misma de los hombres. Gén 2:16  Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; Gén 2:17  más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres (o sea haciendo lo contrario a la voluntad divina), ciertamente morirás.

Cuando Dios hizo al  hombre, lo hizo pensando en un ser con capacidades superiores de administrar  y gobernar; realmente cuando Dios crea al hombre está creando a un ser para que gobierne el mundo venidero, Heb 2:5  Porque no sujetó a los ángeles el mundo venidero, acerca del cual estamos hablando; Heb 2:6  pero alguien testificó en cierto lugar, diciendo: ¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él, O el hijo del hombre, para que le visites? Heb 2:7  Le hiciste un poco menor que los ángeles, Le coronaste de gloria y de honra, Y le pusiste sobre las obras de tus manos; en estos versículos, claramente se denota el propósito de Dios al crear al ser humano, por esta causa incluye la facultad de la voluntad propia dentro de este ser, para que tome sus propias decisiones; pues Dios no quiere “androides” gobernados sin voluntad, sino reyes y gobernadores que tengan la iniciativa propia de hacer justicia, de hacer lo mejor, lo justo y lo correcto para el Reino de Dios; sin embargo ese criterio de VOLUNTAD PROPIA,  necesariamente debe de ser probado y por ello lo deja en un huerto físico (NO ETERNO) para ser probado en lo poco, antes de darle lo verdadero, el hombre fue probado en el huerto y está siendo probado hoy, atraves de las cosas efímeras de esta vida,  Luc 16:10  El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. Luc 16:11  Pues si en las riquezas injustas no fuisteis fieles, ¿quién os confiará lo verdadero? Esa era la causa del porque Dios permitió, que hubiera un fruto prohibido en aquel huerto maravilloso, esa fue la causa por la cual cuando la serpiente engañó a Eva, Dios no apareció, porque es necesario que la voluntad del hombre sea probada, pues  Dios recuerda perfectamente bien, una gran rebelión de niveles inimaginable para nosotros, que se suscitó en la Eternidad, por causa de un ser, al cual también se le dio dominio, poder y voluntad Propia para tomar sus propias decisiones, pero que al final esas decisiones las tomó mal y deformó su naturaleza, corrompió su sabiduría  y afectó su propósito de creación.

La prueba, para el hombre en el huerto de Edén consistía en tres cosas:

  1. DEBIA OBEDECER Y CONFIAR en la voz de su Creador, aunque NO entendiera algunas cosas.
  2. Debía MOSTRAR LEALTAD, por sobre sus intereses personales.
  3. Debía TOMAR DECISIONES CORRECTAS, dignas de un ser creado para Gobernar.

La voluntad personal es necesaria, porque atraves de ella, podemos llegar a dominar y a tener el control de  nuestra vida, 1Co 6:12  Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna. Esto último que menciona el apóstol Pablo es lo que se llama, “tener voluntad sujeta” es la voluntad propia, pero sujeta a Dios o sea es simplemente poder hacer algo, pero NO hacerlo por agradar al Creador, esto es lo que nos hace realmente libres.

Adán es puesto en aquel huerto, para ser elevado a los niveles verdaderos de su propósito, Sin embargo en el huerto de Edén, también está ahí, aquel Querubín grande y protector, hoy diablo y satanás y con su naturaleza deformada y caída incitará al hombre a rebelarse contra su Creador como el mismo lo hizo en la Eternidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.