La importancia de saber hacia donde vamos

publicado en: La formación de un rey, Madurez | 0

Tema 1

1Co 9:24  ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.

 

Todos en la vida por naturaleza necesitamos metas, propósitos para esforzarnos en todo, y En cuanto a la vida espiritual la  Biblia una y otra vez  nos hace el llamado a caminar y Crecer espiritualmente a este crecimiento también se le llama “MADUREZ O SANTIFICASION”, pero para llegar al crecimiento de un heredero,  partiendo de nuestra conversión, hasta ocupar estos lugares o posiciones, hay todo un proceso realmente complicado y muy difícil para nuestro caminar,  por causa de los vicios y deseos de nuestra naturaleza que habitan dentro de ella; es aquí en este prosceso donde ya no solamente somos llamados a los lugares o posiciones, sino que somos escogidos para ocupar  esas posiciones y lugares  de nuestra herencia, es indudable que algunos heredarán más, que otros, por causa simplemente de su crecimiento espiritual y grado de madures que se alcanza durante el prosceso, todos somos llamados a ocupar lugares y posiciones pero es en ese prosceso de formación que  pasamos al siguiente nivel y somos escogidos, dependiendo del crecimiento, madurez o santificación que alcanzamos  Atravez de ese difícil prosceso Isa 48:10  He aquí te he purificado, y no como a plata; te he escogido en horno de aflicción. Todo heredero, no puede evadir este horno de aflicción, pues es ahí donde pasamos a la siguiente etapa en nuestra vida espiritual.

 

Debemos estar Consientes de lo que Dios realmente quiere de nuestra vida, pero para esto debemos de reconocer que necesitamos dirección antes de caminar y esta dirección es la que la recibimos atraves de la Palabra de Dios,  por eso se dice Pro 29:18  Sin profecía (DIRECCION) el pueblo se desenfrena;  Más el que guarda la ley es bienaventurado. Esta dirección la recibimos como Instrucción atraves de la Palabra de Dios, 1Ts 4:2  Porque ya sabéis qué instrucciones os dimos por el Señor Jesús; 1Ts 4:3  pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; 1Ts 4:4  que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; 1Ts 4:5  no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; 1Ts 4:6  que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado.1Ts 4:7  Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. Cuando nos congregamos, nos congregamos para recibir dirección hacia donde caminar, porque si no tenemos dirección no llegaremos a ningún lado aunque hayamos comenzado a caminar, Gén 16:8  Y le dijo: Agar, sierva de Sarai, ¿de dónde vienes tú, y a dónde vas? Y ella respondió: Huyo de delante de Sarai mi señora. Y es que nadie puede caminar en este sendero,  sin tener metas bien definidas y claras, hacia donde debe de ir; Si nos fijamos la sierva Agar, sabe de dónde viene, Huyo de delante de Sarai mi señora  y posiblemente pudiera saber dónde está, pero no tiene ni idea, hacia dónde debe ir.

 

Mucha gente en las iglesias,  vive y camina como la sierva Agar,  saben de dónde vienen, talves sepan donde están, pero no saben, hacia dónde ir.  bueno Si no tienes una visión y una dirección  clara, mejor espera, no te muevas, hasta que Dios te diga, hacia donde hay que ir, porque de esa visión depende todo nuestro futuro, Y es que Cuando no sabemos hacia dónde vamos, es más recomendable mejor no salir o regresar de donde salimos, de hecho estas fueron las palabras del Ángel hacia la sierva Agar, Gén 16:9  Y le dijo el ángel de Jehová: Vuélvete a tu señora, y ponte sumisa bajo su mano. Dios tiene un propósito con cada uno, solo es de saber escuchar la voz de Dios y saber hacia dónde debemos conducirnos.

 

Esta es la historia de José, un jovencito mimado, en la casa de su padre, pero Dios, tiene un plan y propósito con la vida de este jovencito, pues Dios va a formar un gran rey, solo que él no lo sabe, pero Dios le muestra sus planes y propósitos atraves de unos sueños, Gén 37:5  Y soñó José un sueño, y lo contó a sus hermanos; y ellos llegaron a aborrecerle más todavía. Gén 37:6  Y él les dijo: Oíd ahora este sueño que he soñado: Gén 37:7  He aquí que atábamos manojos en medio del campo, y he aquí que mi manojo se levantaba y estaba derecho, y que vuestros manojos estaban alrededor y se inclinaban al mío. Gén 37:8  Le respondieron sus hermanos: ¿Reinarás tú sobre nosotros, o señorearás sobre nosotros? Y le aborrecieron aun más a causa de sus sueños y sus palabrasGén 37:9  Soñó aun otro sueño, y lo contó a sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban a mí. Gén 37:10  Y lo contó a su padre y a sus hermanos; y su padre le reprendió, y le dijo: ¿Qué sueño es este que soñaste? ¿Acaso vendremos yo y tu madre y tus hermanos a postrarnos en tierra ante ti? Realmente suena jactancioso lo que José dice a sus hermanos y a su padre, pero realmente eso es lo que va a pasar y estos sueños son la DIRECCIÓN DE LA  PALABRA DE DIOS, que lo va dirigir y animar en medio de todo el sufrimiento que le espera; porque las metas son lo que nos anima a seguir adelante, en medio de la prueba.

 

JOSE tiene la palabra de la promesa desde muy joven atraves de los sueños que son la profecía o dirección para él; estos sueños serán la dirección, que José seguirá, atraves de la vida difícil que le espera hasta llegar a lo que Dios ha dicho.

 

 TODOS DEBEMOS SABER,  HACIA DÓNDE VAMOS, ANTES DE SALIR. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.