Sufrimiento y Dignidad

publicado en: La formación de un rey, Madurez | 0

Tema 2

Heb 11:24 Por la fe Moisés, hecho ya grande,  rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón.
 
Solo el que tiene metas bien definidas sufrirá en este mundo con propósito, pues para él,  tiene un sentido claro el sufrimiento, tiene un sentido CLARO, la vida, las pruebas y las diferentes dificultades que tendrá que enfrentar.

 

En el caso de Moisés, el testimonio Bíblico dice que fue por la fe, que se resistió y renunció a privilegios impensables que Egipto le ofrecía, al ser llamado príncipe de Egipto; Heb 11:24  Por la fe Moisés, hecho ya grande, (MADUREZ), rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, La Fe es lo que le dio a Moisés de alguna forma UN PROPÓSITO para negarse a ser llamado “príncipe de Egipto” y es que nadie va a renunciar a los beneficios de este mundo, solo por renunciar, siempre debe de haber algo mayor, que lo motive a renunciar a los placeres que este mundo ofrece, Heb 11:25  escogiendo (NEGACION VOLUNTARIA) antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, pues las prioridades y los valores en el corazón de Moisés ya a habían sido cambiados atraves de la fe, Heb 11:26  teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios(DISERNIMIENTO); porque tenía puesta la mirada en el galardón (VISION DEFINIDA). Y por ello tomo una decisión que lo enemistó para siempre con Egipto,  Heb 11:27  Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo (ESTABIBLIDAD) como viendo al Invisible.
 
Podemos ver  cinco etapas de Dirección en la vida de Moisés:

 

  1. FE, Heb 11:24 POR LA FE MOISÉSGál 2:20  Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

 

  1. MADUREZ, HEB 11:24…HECHO YA GRANDE, 1Co 13:11 Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño.

 

  1. NEGACION VOLUNTARIA. HEB 11:25 ESCOGIENDO ANTES SER MALTRATADO,  Rom 6:17  Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; Rom 6:18  y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia. Rom 6:19  Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros para servir a la justicia.
 
  1. DISERNIMIENTO ESPIRITUAL. HEB 11:26  TENIENDO POR MAYORES RIQUEZAS,  Flp 1:10  para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo.

 

  1. VISION DEFINIDA. Heb 11:26…TENÍA PUESTA LA MIRADA EN EL GALARDÓN. 2Co 4:16  Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día.

 

  1. ESTABIBLIDA EMOSIONAL. HEB 11:27… SE SOSTUVO COMO VIENDO AL INVISIBLE. Flp 4:12  Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Flp 4:13  Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

 

 

Muchos cristianos, viven sus vidas amparados a la inestabilidad que producen las emociones y los sentimientos en este mundo,  o sea que son movidos de un lugar a otro y nunca logran estabilizar su dirección hacia donde van, sus pensamientos y sus emociones son los “timones” que controlan la dirección de sus vidas, no tiene estabilidad en la vida cristiana, simplemente porque no tiene propósitos claros y definidos y cuando viene el “horno de la aflicción” sienten que es innecesario pasar esas tribulaciones, mas sin embargo el apóstol nos recuerda lo necesario que son las pruebas en nuestra vida, Hch 14:21  Y después de anunciar el evangelio a aquella ciudad y de hacer muchos discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía, Hch 14:22  confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe (o sea, que no se dejen mover de la dirección que ya llevan), y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios. Y también se nos vuelve a rectificar este asunto para que no haya duda, 2Ti 3:10  Pero tú has seguido (dirección) mi doctrina, conducta, propósito, fe, longanimidad (constancia en medio de las pruebas), amor, paciencia, 2Ti 3:11  persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía, en Iconio, en Listra; persecuciones que he sufrido, y de todas me ha librado el Señor. 2Ti 3:12  Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución; y esto es inevitable para llegar a ser lo que Dios quiere que seamos, 2Ti 2:11  Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él; 2Ti 2:12  Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará. Estos versículos anteriores están basados en la experiencia y doctrina misma del apóstol Pablo.

 

Quisiéramos dentro de nuestra humana debilidad,  decirle que al ser llamado por Dios, el sufrimiento se acabará, pero por la dirección que la biblia nos da, sabemos que no es así, pues hasta el mismo Cristo nos da ejemplo de que es el padecimiento lo que determina nuestro aprendizaje y madurez, Heb 5:7  Y Cristo, en los días de su carne,(humanidad) ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Heb 5:8  Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; Heb 5:9  y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen; las mejores “marcas” de una verdadera Dignidad, es el sufrimiento; y de Cristo se nos dice, que su perfección para ser autor de eterna salvación, se debió al padecimiento que sufrió en su vida natural, y esto quedó como ejemplo de un Hijo Digno de su título de ser “Hijo de Dios”,  hoy lo encontramos en el lugar más alto de la Eternidad,  con el título más elevado, no solo por ser “Hijo”, sino porque mostró la dignidad de ser llamado legítimamente “hijo de Dios” Flp 2:5  Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, Flp 2:6  el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, Flp 2:7  sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; Flp 2:8  y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Flp 2:9  Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, Flp 2:10  para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; Flp 2:11  y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. Entonces no es extraño escuchar aquel canto eterno a su Dignidad, de lo que Él es, Apo 5:11  Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, Apo 5:12  que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza. Y la causa de toda esta dignidad comenzó, por la dirección que a Cristo se le dio, antes de padecer, Heb 12:2  puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

 

De ahí que se nos anima a no desmallar, en medio del sufrimiento, Heb 12:1 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, Heb 12:3 Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. Heb 12:4  Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado.

 

Dios siempre a sus hijos les da dirección antes de sacarlos de su tierra,  Gén 12:1  Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Gén 12:2  Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Gén 12:3  Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. Suenan bonitas las promesas de Dios, pero detrás de estas promesas siempre hay un compromiso con el sufrimiento. Isa 43:1 Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. Isa 43:2  Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. Dentro del proceso de formación Dios nunca promete que no pasaremos por las aguas, ni por el fuego, lo que si promete es que en medio de todo esto, Él estará con nosotros.

 

Los cristianos que no tienen metas simplemente  no llegaran muy lejos, pues todos nos movemos dependiendo de la visión o dirección que tengamos.  

 

 
Recuerde SIN DIRECCION NADIE PODRÁ LLEGAR A NINGUN LADO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.