El valor Personal de Reino

publicado en: Madurez, Misterios del Reino | 0

Tema 10

Quinto misterio:

Además, el reino de los cielos es semejante un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.” (Mateo 13:44)

Nos cuesta denotar el verdadero valor que el Reino de Dios tiene dentro de este “campo” que es el mundo, y es que nos cuesta vislumbrar y valorizar lo eterno, en esta vida en comparación a muchas otras cosas que se ven en este mundo y que se miran agradables, como lo es la fama, el dinero, la vanidad, el orgullo, el placer etc.  Ya que son cosas palpables y que en un sentido práctico se pueden ver y aparentemente se pueden disfrutar en esta vida, aunque de hecho nos alejan del Reino de Dios, Pues a diario podemos ver todas estas cosas y por las cuales muchos hombres, endeudan y atan sus almas a este mundo, pues los valores del Reino de Dios únicamente se ven atravez de los ojos de la fé, pero los valores de los deseos de los placeres de este Mundo se ven cada día y nos llaman a diario y solo se podrán mantenerse firmes aquellos que atravez de los ojos de la fé, hayan encontrado el maravilloso tesoro que en estas cosas está y logren valorizar las inmensurables riquezas del Reino.

En esta parábola se ve cómo el reino de Dios afecta literalmente la condición y los pensamientos personales de cada individuo que logra descubrir este tesoro atravez de la fe, la idea de que este tesoro se encuentre escondido en tierras ajenas, representa el desafío y la negación de cada persona por negarse o privarse, de los bienes de esta vida por obtener un terreno que nadie quiere comprar, pues a simple vista no es un terreno que llame la atención, pues atravez de los ojos humanos no se ve como algo atractivo por lo cual las personas se agolpen a querer comprar (esto es negarse a los deseos y el desenfreno del mundo), pero aquel que juzga por lo que sabe que hay dentro y no por lo que miran sus ojos carnales, es el que se va a esforzar hasta el extremo para obtener este terreno aparentemente inservible para los demás, pero para aquel que sabe lo que hay dentro el precio que tenga que pagar valdrá la pena, pues la Biblia dice que este tesoro es riqueza de sabiduría, para aquellos que creen. 1Co 1:22-24 Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.

La idea que aquí se nos dá, radica en un terreno que para la mayoría de  personas no tiene valor alguno, en lo más mínimo, Además, el reino de los cielos es semejante un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.” (Mateo 13:44) y es que la gran mayoría de personas, no logran comprender este VALOR y para ellos, es una locura, cualquier esfuerzo por vivir, para un Reino que no vemos; sin embargo la Biblia nos enseña que el verdadero valor, al reino de Dios es personal, por eso este hombre que encuentra este tesoro en un terreno baldío que nadie quiere comprar, (Talvez por su apariencia) maneja el asunto de una manera totalmente personal. Pues el valor ahora, que ha encontrado el tesoro, solamente él lo conoce y el hecho de que no se mencione ni la esposa ni los hijos, es porque esta relación del valor al Reino, es total y exclusivamente personal, y la realidad es que no todos tenemos la misma percepción en cuanto al valor del evangelio. Para algunos lo que han encontrado en el “campo”, realmente no tiene mucho valor y es por eso que muchos cristianos únicamente viven una vida cristiana liviana, sin mayores compromisos con el Reino de Dios, pues para ellos tiene alguna importancia, pero no tanto como para renunciar a este mundo, a sus deseos y a sus tradiciones. Es curioso pero el valor al Reino, depende de la visión de cada quien, Luc 7:44  Y vuelto a la mujer, dijo a Simón: ¿Ves esta mujer? Entré en tu casa, y no me diste agua para mis pies; mas ésta ha regado mis pies con lágrimas, y los ha enjugado con sus cabellos. Luc 7:45  No me diste beso; mas ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. Luc 7:46  No ungiste mi cabeza con aceite; mas ésta ha ungido con perfume mis pies. Luc 7:47  Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque amó mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama. El problema en sí, es la percepción de quien y que es el Reino, que esta entre nosotros y esta percepción es lo que determina el valor personal de cada quien por este Reino.

Y al final es tan poca la percepción del valor del Reino, para muchos que están en las iglesias, que terminan al final, amando más al mundo que a Dios, como pasó con uno de los colaboradores del apóstol Pablo 2Ti 4:10 porque Demás me ha abandonado por amor de este siglo, y se marchó a Tesalónica.

Desde que encontramos este tesoro escondido y que el mundo no logra ver y mucho menos valorizar, somos totalmente responsables del valor que le demos. La Biblia habla de hombres que llegaron a valorizar tanto este tesoro que tuvieron en poco sus propias vidas Hch 20:24 Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios. y de hecho que del valor que para nosotros tenga el reino de Dios, dependerá también el esfuerzo en nosotros por vencer los obstáculos, deseos y las presiones que en esta vida a diario tenemos que enfrentar, el apóstol dice: Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo (Filipenses 3: 8). El hallar este tesoro es asunto individual y el Valorizarlo es estrictamente personal.

Un detalle interesante es que para obtener el tesoro, cada uno de nosotros, debemos vender lo propio o sea aquellas cosas que para este mundo, son de valor y es por eso que luchamos por despojarnos de los Malos deseos, del mal proceder y de todo aquello que represente ganancia para el mundo en nuestra vida personal, por eso se dice que no podemos amar, valorizar o servir a dos señores, porque de hecho uno de los dos, tiene el verdadero valor en nuestra vida Mat 6:24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y alas riquezas. Recuerda que Para comprar primero tenemos que vender y vender representa que hay un precio que debemos pagar.

El llamado es conciso, Stg 4:4 !!Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. No podemos comprar sin vender y aparte de vender debemos de hacerlo con gozo y no con quejas, esto equivale al criterio voluntario y personal de cada persona. El llamado es sencillo “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz y sígame” (Mateo 16:24).

Para ser cristiano verdadero, es necesario, comprender en primer lugar, el “valor personal del Reino de Dios” para luego poder “vender” lo que se tiene y luego comprar,   es decir, tiene que hacer todo lo necesario, cueste lo que cueste, para valorizar lo que otros no valorizan, para ver lo que otros no ven, para obedecer lo que otros no obedecen.

Debemos considerar que es lo que estamos viendo, como lo más valioso, pues de eso dependen nuestras actitudes,  2Co 4:18  no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

VAMOS A ACTUAR Y VIVIR, EN ESTE MUNDO DE ACUERDO, AL VALOR PERSONAL QUE EL REINO DE DIOS, TENGA EN NUESTRA VIDA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.