Que es ser un Vencedor

publicado en: El Hijo Vencedor, Exhortación | 0

TEMA 8 del estudio “El Hijo Vencedor”

Apo 12:11  Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

Una de las promesas más emblemáticas a una de las siete iglesias de Apocalipsis, es la promesa a la iglesia de la Odisea, pues se nos dice: Apo 3:21  Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. Y curiosamente esta promesa es dada a una iglesia que representa a la peor edad de la iglesia (La odisea) Apo 3:15  Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Apo 3:16  Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Apo 3:17  Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. La condición de esta iglesia, es peor de lo que podríamos pensar y está representado por SIETE estados GENERALES, que manifiestan su Derrota, como Iglesia:

  1. INDIFERENCIA, (eres tibio) todas sus obras o acciones son calificadas como indiferentes.
  2. SOBERBIA, ARROGANCIA, (Yo soy rico, y me he enriquecido)
  3. AUTOSUFICIENCIA, (de ninguna cosa tengo necesidad)
  4. ENGAÑO, (no sabes)
  5. POBREZA ESPIRITUAL, (eres un desventurado, miserable, pobre)
  6. (ciego)
  7. DESNUDEZ, (y desnudo)

Realmente Laodisea representa la peor edad histórica de la iglesia y sin embargo justamente a ella le es dada una de las más grandes promesas para la Eternidad y esto es de considerarlo porque entre más grande es el desafío a vencer, más grande es por ende es la promesa y la recompensa, Apo 3:18  Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. Esta es la bendita misericordia de Dios, pues siempre mientras vivimos El espera que cambiemos el rumbo de nuestras decisiones y acciones, Apo 3:19  Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. (Porque) Apo 3:20  He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

La iglesia atraves de la historia tiene una guerra declarada contra el enemigo de Dios, que es el dragón escarlata, Efe 6:11  Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Efe 6:12  Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Esta guerra es por el dominio de nuestra voluntad, la derrota significa hacer lo que el enemigo de Dios quiere y ser Un Vencedor significa LOGRAR SUJETAR NUESTRA VOLUNTAD A LA VOLUNTAD DEL REINO, esa es la verdadera guerra que debemos luchar y ganar, LOGRAR SUJETAR NUESTRA VOLUNTRAD A LA VOLUNTAD DE DIOS, porque esa es la verdadera vida, Gén 2:16  Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; Gén 2:17  más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. Cuando Adam desobedeció al Reino y comió de lo prohibido, simplemente murió a la dignidad de su posición y acepto la voluntad de la serpiente como parte de su naturaleza, pero el problema es que la voluntad de la serpiente es la muerte y Adam al someter su voluntad a la serpiente, simplemente muere. Pero el pensamiento de un verdadero guerrero es saber diferenciar lo conveniente  y saber actuar, 1Co 6:12  Todas las cosas me son lícitas, mas no todas convienen; todas las cosas me son lícitas, mas yo no me dejaré dominar de ninguna. 1Co 6:13  Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. Y si tenemos este pensamiento de no dejarnos llevar por nuestros propios impulsos, entonces hay una esperanza maravillosa, 1Co 6:14  Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder.

La terrible condición de la Odisea, es la misma condición del dragón escarlata, el cual inserta su condición de pecado en vida de las personas, atraves de sus incitaciones. pero la iglesia es llamada a vencer su condición pecaminosa y desafiante ante Dios, si logramos vencer la condición del dragón en nosotros entonces seremos conocidos en la eternidad como los vencedores a los cuales se les promete lugares de autoridad, por causa de sus lealtad al reino de Dios,  Apo 12:11  Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. Note que dice “Y ellos le han vencido” en definitiva la iglesia es llamada a vencer la condición de la naturaleza de este dragón, enemigo del reino de Dios.

El estado caótico de Laodisea,  representa el estado caótico de una de las peores edades de la iglesia y sin embargo, aun de ella, saldrá parte del Hijo Vencedor que se nos dice que es arrebatado para el trono de Dios. Este Hijo es llamado “Vencedor”, simplemente porque triunfó en las cosas que el dragón fracasó. Lo han vencido simplemente porque lo imposibilitaron de dominar sus voluntades y ningún dominio tiene este dragón sobre ellos, Jua 14:30  No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí. El dragón no tubo poder legal, para quitarle la vida a Jesús, Cristo la dio voluntariamente por amor a nosotros, porque el poder “legal” del diablo sobre el ser humano es el pecado, pero cuando muere un hombre que ha vencido el pecado, no haya poder legal que lo sujete a la muerte, Hch 2:24  al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella. El poder legal del diablo sobre la vida y la muerte de los hombres radica en el pecado, porque la paga del pecado es la muerte, Rom 6:23  Porque la paga del pecado es muerte…un hombre pecador legalmente está sujeto a la muerte y la muerte es el reino del diablo, por ello incita una y otra vez a los hombres a hacer su propia voluntad y no la voluntad de Dios, pero los vencedores, están conscientes de la guerra que deben ganar, Rom 8:35  ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Rom 8:37  Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Rom 8:38  Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, Rom 8:39  ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. El diablo es derrotado cuando logramos triunfar en lo que el ya fracasó.

 

Cuando logremos entender y con seguridad decir “él nada tiene en mí” seremos Vencedores porque habremos conquistado nuestra tierra, nuestra voluntad para el Reino de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.