Vencedores hasta la Muerte

publicado en: El Hijo Vencedor, Madurez, Profesia | 0

TEMA 11 del estudio “El Hijo vencedor”

 

Apo 12:11  Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

Los Vencedores, realmente han llegado a desarrollar tanto su fe y sus convicciones, llegando al nivel real de un espíritu  hecho perfecto, Heb 12:23  a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos, pues sus perfección se mide atraves de sus actitudes que son las propias de un espíritu vencedor, pues han vencido todos los temores y sentimientos almáticos, de los cuales el mayor de ellos, es el temor a la muerte.

El  llegar al punto de cambiar los valores y las prioridades naturales de este mundo, por los valores del Reino de Dios definitivamente es la mayor victoria, Hch 20:22  Ahora, he aquí, ligado yo en espíritu, voy a Jerusalén, sin saber lo que allá me ha de acontecer; Hch 20:23  salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones. Hch 20:24  Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios. Hch 20:25  Y ahora, he aquí, yo sé que ninguno de todos vosotros, entre quienes he pasado predicando el reino de Dios, verá más mi rostro. De hecho que el apóstol Pablo cuando dice esto ha llegado  a un nivel en dónde sus valores y sus prioridades están totalmente diferentes a los valores y las prioridades de este mundo natural, Flp 3:8  Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, El apóstol Pablo nos da un gran ejemplo de ser un Vencedor, pues no solamente ha vencido las acusaciones de pecado y ha mantenido el testimonio de la Justicia en su vida, sino que ha llegado al punto sin retorno en su camino hacia Dios. 2Ti 4:6  Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. 2Ti 4:7  He peleado la buena batalla, (y de hecho la ha ganado) he acabado la carrera (y de hecho la ha ganado), he guardado la fe(no la ha perdido) y esto le da la total seguridad de donde esta y hacia donde va, 2Ti 4:8  Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida. Pero en este punto de la vida del apóstol no encontramos a un hombre pusilánime y temeroso de las circunstancias que se avecinan y que le rodean, sino a un hombre que reconoce que su muerte está cerca, pero se siente satisfecho de lo que Dios ha hecho en su vida, sus prioridades y valores  están enfocadas estrictamente en el Reino de Dios y nada es más valioso que eso o sea atraves de las palabras finales del apóstol Pablo,  somos testigos del poderoso testimonio final, de la vida natural de un Vencedor.

El primer gran mandamiento es sencillo de leerlo, pero son pocos los que lo entienden y lo viven, Mat 22:37  Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Mat 22:38  Este es el primero y grande mandamiento.  Mucha gente dice tener un gran amor a Dios, pero cuando vienen las circunstancias difíciles y deseos de pecado, en las más mínimas oportunidades le dejan, por el contrario un Vencedor esta tan enriquecido con los valores del reino que ya no hay vuelta atrás y realmente entiende que por sobre todo, incluyendo sus sentimientos emocionales, familiares, deseos, riquezas naturales etc. Por sobre todas estas cosas está Dios. Pero este valor de prioridades celestiales, lleva a los Vencedores a un punto en donde los valores del Reino de Dios, no tienen comparación con nada de este mundo, incluido lo más valiosos que hay en el hombre, SU VIDA. Mat 10:39  El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará. Este es el tesoro escondido que NO cualquiera encuentra, Mat 13:44  Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene( y todo, es todo), y compra aquel campo.

Los vencedores han llegado al punto más elevado de su naturaleza, Flp 1:20  conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte.

Flp 1:21  Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

La Biblia dice que los Vencedores han vencido a Satanás, al perder el miedo a la muerte, Apo 12:11  Y ellos le han vencido por (que) menospreciaron sus vidas hasta la muerte. Esto necesariamente debemos entenderlo considerando el pensamiento de Satanás, Job 2:4  Respondiendo Satanás, dijo a Jehová: Piel por piel, todo lo que el hombre tiene dará por su vida. Según el criterio de Satanás, todo lo dá el hombre por lo más valioso que posee,  que es su propia vida. Y esto es cierto, pero NO en los Vencedores, pues para ellos las prioridades han cambiado totalmente.

Debemos recordar una y otra vez, las palabras del Vencedor Pablo, 1Co 15:54  Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. 1Co 15:55  ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?; La última gran batalla que todo Vendedor deberá enfrentar y ganar, es contra el mayor temor de todos, 1Co 15:26  Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte.

UN VENCEDOR VA HACIA DONDE DIOS LO QUIERE LLEVAR Y ES HACIA DONDE TODOS NOSOTROS DEBEMOS CAMINAR.

EL QUE TENGA OIDOS PARA OIR QUE OIGA…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.