El pensamiento que protege

publicado en: La formación de un rey, Madurez | 0

Gén 39:7  Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo: Duerme conmigo.

El problema en sí no es llegar, sino permanecer ahí, y es que entre más grande es el éxito en la vida de una persona, más grande será la tentación.

 

Encontramos a un joven esclavo que prácticamente ha llegado a los niveles más altos del éxito en la casa de sus amo y en este sentido José tendrá que ser enfrentado a la tentación del placer.

 

La biblia manifiesta que la mujer del amo Potifar puso su mirada seductora en aquel apuesto y exitoso esclavo y fue clara en sus intenciones de lo que quería, Gén 39:7  Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José, y dijo: Duerme conmigo. De hecho que cualquiera en su humanidad, se hubiera sentido alagado con estas palabras seductoras y desvergonzadas de una mujer tan importante como la señora Potifar, el único problema es que José no es cualquiera. Gén 39:8  Y él no quiso… Bueno a esto se le llama LEALTAD y tiene dos razones sumamente importantes por lo cual le dijo  “NO” a  aquella mujer, note que solo son dos razones, pero de suma importancia:

 

  1. LEALTAD A SU AMO. Gén 39:8 Y él no quiso, y dijo a la mujer de su amo: He aquí que mi señor no se preocupa conmigo de lo que hay en casa, y ha puesto en mi mano todo lo que tiene. Gén 39:9  No hay otro mayor que yo en esta casa, y ninguna cosa me ha reservado sino a ti, por cuanto tú eres su mujer; ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, este es un nivel muy elevado de lealtad, teniendo en cuenta que muchas personas no logran mantener este principio en alto, pues por querer satisfacer su deseos dejan de lado todo afecto por el amigo o por  a su jefe, o por su cónyuge etc. José está pensando en no burlarse de la confianza que ha recibido de parte de su amo Potifar. De hecho que este nivel de lealtad no es fácil encontrar en este mundo, incluso en los círculos sociales de la misma iglesia, pues se oyen desordenen en donde hombres se aprovechan de la confianza del amigo y terminan llevándose a la mujer de su amigo.                                                                                                                                                                                                                                                          También se oye de muchos hombres que dividen iglesias, abusando de la confianza que un día se les dío en ese lugar, hombres como Absalón que aprovechándose de sus posicion dividen el reino. Debemos de considerar las palabras de Jesús, cuando dijo, Luc 16:10  El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel; y el que en lo muy poco es injusto, también en lo más es injusto. Y si tenemos en cuenta que Dios está buscando personas leales para su reino, por ello se prueba nuestra vida en cuanto a la lealtad en las cosas efímeras de este mundo, para darnos algo mayor en la Eternidad, pero aquí surge una pregunta, ¿Cree usted que Dios le tendrá confianza a una persona que no le importa defraudar la confianza que un día le dieron?

 

  1. LEALTAD A SU DIOS, Gén 39:9… ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios? La segunda causa que José le da la mujer para no cometer semejante pecado con ella, es la LEALTAD y el respeto que él le tiene a su Dios o sea es sencillamente porque respeta a su Dios y Dios nunca va a estar de acuerdo con semejante pecado.

 

En la biblia no se nos dice que edad exacta tenia José, cuando esta mujer comenzó a seducirlo, muy posiblemente estas incitaciones llevaron años, en donde la mujer buscaba la forma de juguetear con José, tratando de incitarlo una y otra vez, sin embargo la respuesta de José siempre fue la misma, un rotundo “NO”, y es de considerar que José estaba en la flor de sus juventud y tenía todas las fuerzas naturales humanas como todo hombre y la mujer era seductora y atrevida, sin embargo José estaba protegido atraves de su forma de pensar. Porque todo nuestro accionar depende de lo que pensamos, si los pensamientos son malos es un hecho que nuestras acciones serán malas; pero en el caso de José sus pensamientos limpios son la mayor protección que él tiene contra las incitaciones diarias de esta mujer; por ellos el apóstol nos recomienda buscar y tener pensamientos que nos protejan contra el pecado, Flp 4:8  Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad. Flp 4:9  Lo que aprendisteis y recibisteis y oísteis y visteis en mí, esto haced; y el Dios de paz estará con vosotros. Todo el poder que el pecado tiene en nosotros, radica en nuestros propios pensamientos, el apóstol dice que si nuestros pensamientos son limpios todo estará bien; el problema es cuando pensamos la maldad, pues si estamos dando lugar a pensamientos obscenos y malos, entonces tarde o temprano ese mismos pensamiento se convertirá en el mayor tropiezo para nuestra vida, y en el señor de nuestras acciones,  Tit 1:15  Todas las cosas son puras para los puros, más para los corrompidos e incrédulos nada les es puro; pues hasta su mente y su conciencia están corrompidas.  Mucho pueblo dice conocer a Dios, pero sus pensamientos son malos, Tit 1:16  Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra. Cuando alguien cae en el pecado no es tanto, la tentación de afuera, el verdadero problema viene de sus propios pensamientos. Stg 1:13  Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; Stg 1:14  sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. El pecado solo tiene poder, si el pensamiento del tentado, es un pensamiento malo y en este sentido José está protegido por su forma limpia de pensar y es seguro que aunque la mujer de Potifar intentó durante años seducirlo, nunca lo pudo hacer caer porque José estaba protegido atraves de su pensamiento, pues eran pensamientos RECTOS, LIMPIOS Y FIRMES.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.