José es encarcelado

publicado en: La formación de un rey, Madurez | 0

tema 8

Gén 39:20  Y tomó su amo a José, y lo puso en la cárcel, donde estaban los presos del rey, y estuvo allí en la cárcel.

 

José es totalmente inocente de las acusaciones que está sufriendo y  muy al contrario José sufre por ser justo o sea el actuar con justicia lo ha llevado a este lugar; sin embargo debemos de considerar que la mujer de Potifar tiene suficientes pruebas como para acusar a José, pues la ropa de él, quedó en manos de esta mujer y ella las presenta como una prueba ante su esposo, Gén 39:16  Y ella puso junto a sí la ropa de José, hasta que vino su señor a su casa.  O sea es algo realmente difícil e incómoda para Potifar, pues se denota que Potifar apreciaba mucho a su siervo José, pero ahora se encuentra en medio de un dilema, porque quien está acusando a José de ser un agresor, es nada más y nada menos que sus propia esposa, Gén 39:19  Y sucedió que cuando oyó el amo de José las palabras que su mujer le hablaba, diciendo: Así me ha tratado tu siervo, se encendió su furor. Pero este enojo que mostró no se nos dice exactamente que fuera contra José; Y el hecho de que Potifar haya puesto en la cárcel a José, no manifiesta necesariamente que Potifar le creyó cien por ciento a su esposa; porque hay que considerar que la mujer, antes de acusar a José delante  de su esposo, primero ya lo había acusado ante los demás de casa, Gén 39:14  llamó a los de casa, y les habló diciendo: Mirad, nos ha traído un hebreo para que hiciese burla de nosotros. Vino él a mí para dormir conmigo, y yo di grandes voces; y es muy probable que Potifar, al tomar a José y meterlo en la cárcel, lo único que hizo es salvaguardar su postura, su orgullo y su posición como militar y como esposo ante los demás; porque su mujer tenía en sus manos la ropa de José como pruebas de su acusación; pero parece como que Potifar realmente no le creyó del todo a su mujer, porque hay que recordar que este hombre no es cualquier hombre, es el capitán de la guardia del faraón y es seguro que si le hubiese creído realmente que José había intentado violar a su mujer, simplemente lo habría tomado y lo habría matado en el mismo momento; pero al ponerlo en la cárcel,  manifiesta que de alguna manera Potifar no consideraba culpable a José, más bien como que el asunto de ponerlo en la cárcel, era un asunto por salvaguardar su posición ante la opinión de los demás, pues recordemos que ante los ojos de los demás, José si era culpable, porque la mujer tenía pruebas de su supuesta agresión.

 

La situación de José es terrible desde todos las formas de ver este asunto, pues no solamente ha perdido su posición, como administrador y mayordomo de la casa de Potifar, que tanto le costó alcanzar y donde ha servido por más de diez años, sino que está en la cárcel, por un crimen que él sabe que no ha cometido; o sea son estos momentos frustrantes, a consecuencia de las injusticias que se viven en este mundo, los que son bombardeados por muchos pensamientos de dolor, decepción, resentimiento y enojo, Pero en este punto debemos entender que si nos dejamos dañar por el resentimiento y el dolor, no podremos avanzar en esta vida, los hombres de FE,  simplemente NO se dañan, no dije que no se duelen, dije “no se dañan”, indudablemente José tuvo que enfrentarse a estos pensamientos pero según parece, no solo los enfrentó sino que parece que no dio lugar a que estas cosas dañaran su corazón, pues aun en las precarias circunstancias que José está pasando en este momento, la Biblia nos dice algo muy alentador, Gén 39:21  Pero Jehová estaba con José y le extendió su misericordia, y le dio gracia en los ojos del jefe de la cárcel.

 

EL QUE SE DAÑA ES EL QUE PIERDE, por ello la Biblia nos manda a superar todo tipo de injusticias y no dejar dañarnos, Rom 12:17  No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. Rom 12:18  Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. Rom 12:19  No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. Rom 12:20  Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. Rom 12:21  No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal. El mal es vencido atraves del poder del bien y José no es alguien que va a dejar que el daño de la injusticia que se comete contra él,  le afecte más allá de lo necesario.

 

Aún en las peores circunstancias José le encontrará un sentido a su estadía en la cárcel y aunque no sabía que le deparaba el futuro, su FE no le permitía dañarse por las injusticias de la sociedad y su FE le daba esperanza cada día, para vivir. El testimonio bíblico es simple, Dios estaba con José, porque Dios ama la integridad de sus siervos y José tenía una virtud maravillosa que Dios amaba y es seguro que Jehová no lo dejará en todo este proceso; esta es la confianza que da la integridad, 1Sa 2:30  Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco. Y en base a esto José mostró integridad y con ello honró a Dios y pues Dios honra a los que le honran. Gén 39:22  Y el jefe de la cárcel entregó en mano de José el cuidado de todos los presos que había en aquella prisión; todo lo que se hacía allí, él lo hacía. No solo Dios, le dio gracia a los ojos del encargado de la cárcel, sino que lo prosperó aún en medio de todo aquella calamidad que le rodeaba, Gén 39:23  No necesitaba atender el jefe de la cárcel cosa alguna de las que estaban al cuidado de José, porque Jehová estaba con José, y lo que él hacía, Jehová lo prosperaba. Y se vuelve a repetir la historia del que es prosperado por Dios a pesar de las circunstancias que le rodean.

 

Y aunque a los ojos de los demás José es culpable, pero lo importante de esta historia, es que Dios sabe que no lo es, y eso debería ser suficiente para nosotros, para poder enfrentar las injusticias de esta vida y la crítica de la sociedad por la mentira de otros; de hecho desde este punto de vista se le puede llamar a José Bienaventurado, según las palabras de Jesús, Mat 5:11  Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Mat 5:12  Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

 

Y como lo dijimos anteriormente, Jehová estaba con José a pesar de todo y esto era porque José era integro para con Dios y esta es la mayor confianza y seguridad que alguien puede tener en esta vida, 1Pe 3:10  Porque: El que quiere amar la vida Y ver días buenos, Refrene su lengua de mal, Y sus labios no hablen engaño; 1Pe 3:11  Apártese del mal, y haga el bien; Busque la paz, y sígala. 1Pe 3:12  Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.

 

José NO entendía cómo es que había ido a parar a la cárcel, lo que si sabía es que estaba ahí, por haber hecho lo correcto delante de Dios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.