José es vendido por sus hermanos

publicado en: Exhortación, La formación de un rey | 0

tema 4

Gén 37:2  Esta es la historia de la familia de Jacob: José, siendo de edad de diecisiete años, apacentaba las ovejas con sus hermanos; y el joven estaba con los hijos de Bilha y con los hijos de Zilpa, mujeres de su padre; e informaba José a su padre la mala fama de ellos.

 

Toda historia tiene un principio y la historia de formación de la vida de José inicia prácticamente cuando sale a buscar a sus hermanos por orden de su padre, Gén 37:14  E Israel le dijo: Vé ahora, mira cómo están tus hermanos y cómo están las ovejas, y tráeme la respuesta. Y lo envió del valle de Hebrón, y llegó a Siquem. Estos al verle de lejos conspiraron contra él, Gén 37:18  Cuando ellos lo vieron de lejos, antes que llegara cerca de ellos, conspiraron contra él para matarle. Es terrible la condición del aborrecimiento del corazón de estos hombres contra su hermano José,  Gén 37:19  Y dijeron el uno al otro: He aquí viene el soñador. Gén 37:20  Ahora pues, venid, y matémosle y echémosle en una cisterna, y diremos: Alguna mala bestia lo devoró; y veremos qué será de sus sueños, realmente el propósito de ellos era matarlo; es difícil imaginar a su propia familia con deseos de matarlo, pero así era la realidad de José; Gén 37:23  Sucedió, pues, que cuando llegó José a sus hermanos, ellos quitaron a José su túnica, la túnica de colores que tenía sobre sí; Gén 37:24  y le tomaron y le echaron en la cisterna; pero la cisterna estaba vacía, no había en ella agua. Sin embargo fue Dios quien proveyó una salida, para que no lo mataran, al permitir que ciertos madianitas mercaderes pasaran por ahí, Gén 37:28  Y cuando pasaban los madianitas mercaderes, sacaron ellos a José de la cisterna, y le trajeron arriba, y le vendieron a los ismaelitas por veinte piezas de plata. Y llevaron a José a Egipto.

 

Es difícil realmente saber las causas profundas de todo este aborrecimiento hacia José de parte de sus propios hermanos, sin embargo la Biblia nos dá tres causas básicas de donde nace todo este aborrecimiento:

 

  1. LA ENVIDIA, Gén 37:4 Y viendo sus hermanos que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos, le aborrecían, y no podían hablarle pacíficamente. Gén 37:11  Y sus hermanos le tenían envidia, mas su padre meditaba en esto.
  1. LA INTEGRIDAD DE JOSÉ. Gén 37:2… e informaba José a su padre la mala fama de ellos. Esto denota l fidelidad hacia sus padre, muy al a pesar de los problemas con sus hermanos.
  1. SUS SUEÑOS, Gén 37:8 Le respondieron sus hermanos: ¿Reinarás tú sobre nosotros, o señorearás sobre nosotros? Y le aborrecieron aún más a causa de sus sueños y sus palabras.

 

Es tanto el aborrecimiento por José de parte de sus hermanos, que el venderle como esclavo, envés de matarlo, lo ven como un acto de misericordia, por ser de sus propia familia, Gén 37:27  Venid, y vendámosle a los ismaelitas, y no sea nuestra mano sobre él; porque él es nuestro hermano, nuestra propia carne. Y sus hermanos convinieron con él. Deciden vender a José, sin ponerse a pensar en el gran dolor, que le ocasionarán a su propio padre, por la pérdida de su hijo amado José, Gén 37:34  Entonces Jacob rasgó sus vestidos, y puso cilicio sobre sus lomos, y guardó luto por su hijo muchos días. Gén 37:35  Y se levantaron todos sus hijos y todas sus hijas para consolarlo; mas él no quiso recibir consuelo, y dijo: Descenderé enlutado a mi hijo hasta el Seol. Y lo lloró su padre; Tampoco se ponen a pensar en todo el sufrimiento que le espera a su propio hermano José en Egipto como esclavo. Gén 37:36  Y los madianitas lo vendieron en Egipto a Potifar, oficial de Faraón, capitán de la guardia. Como esclavo de este hombre José pasará los próximos once años.

 

En este punto es muy importante reconocer que todas las cosas por muy malas que parezcan, siempre están dentro de los designios divinos, o sea es Dios obrando a pesar de todo el luto y el dolor de Jacob y el sufrimiento y traumas de José, hay designios de Dios trabajando en medio de todo esto, aquí podemos aplicar las palabras del apóstol Pablo,  Rom 8:28  Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Y José ha sido llamado a un propósito y su propósito es un día, ser un gran rey.

 

Aunque  no podamos como seres humanos, comprender el dolor y los momentos de aflicción en nuestra vida, pero debemos aprender a confiar en Dios, que es el que está obrando siempre a favor de sus hijos y de hecho que así lo hace ver el salmista, Sal 105:17  Envió un varón delante de ellos; A José, que fue vendido por siervo. Curiosamente No se nos dice que fueron sus hermanos los que los vendieron como esclavo, sino que la Biblia es enfática en señalar que fue Dios quien lo envió, o sea Dios utilizara este sufrimiento en su siervo José, para sus propósitos.  Sal 105:18  Afligieron sus pies con grillos; En cárcel fue puesta su persona. Sal 105:19  Hasta la hora que se cumplió su palabra, o sea hasta la hora que se cumplió la promesa de Dios, sobre la vida de este hombre; a veces nos queremos solo enfocar en las cosas positivas y en los resultados buenos a nuestro parecer, pero la realidad es que todo fruto en la vida de una persona es el resultado de un proceso. O sea los resultados no vienen solo por venir, sino detrás de cada fruto, siempre existe y ha existido un largo proceso de formación…El dicho de Jehová le probó. Sal 105:20  Envió el rey, y le soltó; El señor de los pueblos, y le dejó ir libre. Sal 105:21  Lo puso por señor de su casa, Y por gobernador de todas sus posesiones, Sal 105:22  Para que reprimiera a sus grandes como él quisiese, Y a sus ancianos enseñara sabiduría.

 

La biblia nos presenta el cuadro de los años de la preparación de José, antes de convertirse en el rey que Dios le había prometido que seria, la primer edad que nos presenta son 17 años en la casa de su padre, Gén 37:2  Esta es la historia de la familia de Jacob: José, siendo de edad de diecisiete años, luego será vendido a Potifar en Egipto y no saldrá del poder de su amo Potifar, hasta los treinta años, Gén 41:46  Era José de edad de treinta años cuando fue presentado delante de Faraón rey de Egipto; y salió José de delante de Faraón, y recorrió toda la tierra de Egipto. O sea que se nos dice que en total fueron 11 largos años de esclavitud en la casa de Potifar, luego dos años en la cárcel, antes de ser presentado delante de Faraón. Y van a pasar otros nueve años más antes de volver a ver a su amado padre. Gén 45:11  Y allí te alimentaré, pues aún quedan cinco años de hambre, para que no perezcas de pobreza tú y tu casa, y todo lo que tienes. O sea que a estas alturas cuando José vio a su padre nuevamente ya habían pasado los siete años de abundancia y dos años más de escases, conforme al sueño de Faraón, Gén 41:29  He aquí vienen siete años de gran abundancia en toda la tierra de Egipto. Gén 41:30  Y tras ellos seguirán siete años de hambre; y toda la abundancia será olvidada en la tierra de Egipto, y el hambre consumirá la tierra. O sea que desde que fue vendido por sus hermanos hasta que se encontró nuevamente con su padre, habían pasado un total de veintidós años, años en los cuales Dios había trabajado en el corazón de José para que fuese un gran rey;  Y José era a estas alturas un hombre de treinta nueve años, con la suficiente capacidad, carácter y sabiduría para gobernar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.