La interpretación de los dos sueños

publicado en: La formación de un rey, Madurez | 0

Tema 12

 

 Gén 40:7  Y él preguntó a aquellos oficiales de Faraón, que estaban con él en la prisión de la casa de su señor, diciendo: ¿Por qué parecen hoy mal vuestros semblantes?

 

José es un joven de un carácter sencillamente maravilloso, que hasta ahorita la Biblia lo presenta como una persona que no se deja vencer por las adversidades y lo mejor es que tampoco ha permitido que la amargura del mundo lo contamine, ya que sus situación no es nada fácil y sin embargo mantiene su buen ánimo, incluso para preguntar por la tristeza que embarga el corazón de los dos oficiales del faraón, Y esto denota que su alma no está cargada de amargura.

 

La respuesta de aquellos hombres  está vinculada a unos sueños que ellos han tenido, Gén 40:8  Ellos le dijeron: Hemos tenido un sueño, y no hay quien lo interprete. Entonces les dijo José: ¿No son de Dios las interpretaciones? Contádmelo ahora. Estos sueños del jefe de los coperos y del jefe de los panaderos tendrán un papel importante en el futuro de José; y es que en la mayoría de veces no logramos ver, ni tampoco entender que Dios, está tejiendo nuestro futuro hasta en los más mínimos y sencillos detalles. Por causa de nuestra naturaleza nos cuesta ver la obra que Dios está haciendo, pero es seguro que Dios nunca ha dejado de trabajar en sus hijos hasta que los ha formado, Gén 28:15  He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho. Esto pasó con la vida de Jacob, también pasa con la vida de José y es seguro que está pasando también con nuestra vida.

 

Gén 40:9  Entonces el jefe de los coperos contó su sueño a José, y le dijo: Yo soñaba que veía una vid delante de mí, Gén 40:10  y en la vid tres sarmientos; y ella como que brotaba, y arrojaba su flor, viniendo a madurar sus racimos de uvas. Gén 40:11  Y que la copa de Faraón estaba en mi mano, y tomaba yo las uvas y las exprimía en la copa de Faraón, y daba yo la copa en mano de Faraón. El sueño del copero es tan enigmático, pero Dios es el dador de su interpretación, Gén 40:12  Y le dijo José: Esta es su interpretación: los tres sarmientos son tres días. Gén 40:13  Al cabo de tres días levantará Faraón tu cabeza, y te restituirá a tu puesto, y darás la copa a Faraón en su mano, como solías hacerlo cuando eras su copero. Como saber que tres sarmientos simbolizan tres días, bueno esto denota que efectivamente la interpretación del sueño del copero, viene directamente de Dios atraves de José; y en tres días el copero mismo, sabrá si efectivamente la interpretación era correcta.

 

José sabiendo que el copero en tres días saldrá y le será devuelto el puesto de confianza ante el faraón, le pide un favor, Gén 40:14  Acuérdate, pues, de mí cuando tengas ese bien, y te ruego que uses conmigo de misericordia, y hagas mención de mí a Faraón, y me saques de esta casa. Esta expresión es importante porque se denota que José no tiene una “fe fatalista” en donde no haga nada por obtener las cosas; de hecho Dios espera que nos esforcemos cada día, por lo que queremos, aunque sabemos claramente que al final es Dios quien da la victoria, pero es responsabilidad del hombre preparar el caballo para la guerra, Pro 21:31  El caballo se alista para el día de la batalla; Mas Jehová es el que da la victoria. La fe, debe de estar vinculada a la acción, Stg 2:14  Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras (acción)? ¿Podrá la fe salvarle? Stg 2:17  Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. José está claro que no saldrá de ahí hasta que Dios lo determine, pero eso no implica que José no haga su parte y le pide al copero que le ayude a salir de la cárcel.

 

Al escuchar esta maravillosa y alentadora interpretación para el jefe de los coperos, el jefe de los panaderos reales también le pide que le interprete su sueño, Gén 40:16  Viendo el jefe de los panaderos que había interpretado para bien, dijo a José: También yo soñé que veía tres canastillos blancos sobre mi cabeza. Gén 40:17  En el canastillo más alto había de toda clase de manjares de pastelería para Faraón; y las aves las comían del canastillo de sobre mi cabeza. Por la gravedad de la interpretación que José hará al panadero, parece ser que la culpabilidad del complot contra el faraón, por el cual estaban presos, recaía directamente sobre el jefe de los panaderos, recordemos que detrás de estos sueños esta Dios al que nadie puede engañar.

 

Al ver la gravedad de la sentencia en el sueño del panadero, Es muy posible que José se haya visto inquietado y tentado a no decir nada sobre esta fatídica interpretación, pero de alguna forma sabía que era su compromiso el no ocultar la verdad, aunque esto le trajera consecuencias, pues no creo que el panadero lo haya recibido de buena manera y como ocurre siempre es al mensajero a quien la gente ve y culpa, cuando se habla la verdad que, esa verdad que generalmente incomoda, Jer 20:8  Porque cuantas veces hablo, doy voces, grito: Violencia y destrucción; porque la palabra de Jehová me ha sido para afrenta y escarnio cada día.  Pero LA VERDAD, es el compromiso de todo vocero de Dios, no podemos ni debemos ocultar la verdad, aunque esto nos traiga enemistades, como bien les decía nuestro amado apóstol Pablo a los Gálatas, Gál 4:16  ¿Me he hecho, pues, vuestro enemigo, por deciros la verdad? Pero la verdad es algo que no se le puede negar a nadie y los predicadores debemos asumir esa responsabilidad. Gén 40:18  Entonces respondió José, y dijo: Esta es su interpretación: Los tres canastillos tres días son. Gén 40:19  Al cabo de tres días quitará Faraón tu cabeza de sobre ti, y te hará colgar en la horca, y las aves comerán tu carne de sobre ti.

 

Y efectivamente al cabo de tres días los sueños y las interpretaciones se cumplieron, Gén 40:20  Al tercer día, que era el día del cumpleaños de Faraón, el rey hizo banquete a todos sus sirvientes; y alzó la cabeza del jefe de los coperos y la cabeza del jefe de los panaderos, entre sus servidores. (O sea los mandó a sacar de la cárcel),  Gén 40:21  E hizo volver a su oficio al jefe de los coperos, y dio éste la copa en mano de Faraón. Gén 40:22  Mas hizo ahorcar al jefe de los panaderos, como lo había interpretado José.

 

Pero a pesar de que todo aquello se cumplió fielmente al dicho de José, La Biblia dice que el copero al verse nuevamente en sus posición privilegiada, pasó lo que sucede con todos los hombres que están en eminencia, se olvidan de las necesidades de los demás, Gén 40:23  Y el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.