Superando la injusticia

publicado en: La formación de un rey, Madurez | 0

Tema 9

Gén 40:15  Porque fui hurtado de la tierra de los hebreos; y tampoco he hecho aquí por qué me pusiesen en la cárcel.

Dios no cesa de trabajar en nuestra formación, hasta que estamos listos para lo que somos llamados y los medios que Dios usará para esta formación están en este mundo caído, atraves de muchas injusticias que necesariamente debemos pasar.

Quien no ha pasado injusticias de todo tipo, unos más otros menos, pero todos hemos sido llevados a niveles difíciles de experiencias en donde se ha podido ver lo malo que es el hombre con su prójimo, hombres que maltratan a su esposa, esposas que dañan a su marido, hijos que afectan emocionalmente a sus padres o padres que dañan el sentir de sus hijos, o congregaciones que dañan a sus pastores y pastores que dañan a sus congregaciones, o injusticias en el trabajo o de los “amigos” etc. o sea hay de todo tipo de injusticias, que debemos saber que tendremos que enfrentar a diario.

A veces pensamos que solo nosotros somos los que tenemos problemas e injusticias, pero esos pensamientos nacen del  egoísmos personal; ya que la verdad es que todos los Llamados por Dios, sin excepción debemos ser probados y afectados por todo tipo de injusticias en esta vida, pues ellas son necesarias para entrar al reino, Hch 14:22  confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios. Y estas tribulaciones que se mencionan, como algo “necesario”, son una infinidad de injusticias que la gente, inclusive nuestras propias familias cometen contra nosotros.

El sufrimiento de José estaba basado en las injusticias de la gente, pues en primera instancia él fue robado del lado de su padre y vendido como esclavo y esto injustamente por sus propios hermanos y ahora ya siendo esclavo, está en la cárcel, por algo que él no ha cometido, ha sido injuriado y señalado injustamente, Gén 40:15  Porque fui hurtado de la tierra de los hebreos; y tampoco he hecho aquí por qué me pusiesen en la cárcel.

A estas alturas de su vida José anda rondando los 30 años aproximadamente y lleva como esclavo en la casa de Potifar cerca de los 13 años, siendo libre fue reducido a esclavo, por una injusticia familiar y justamente de parte de sus propios hermanos  y ahora está en la cárcel por otra injusticia, por unas difamación de la mujer de Potifar, que al ser rechazada prefirió mentir y afectar injustamente a José; pero por muy difícil que puedan parecer las injusticias que la gente nos produce en esta vida; es realmente Dios el que está permitiendo todo, pues no pasa nada si no es la voluntad de Dios, Mat 10:29  »Dos pajaritos no valen más que una moneda. Sin embargo, ningún pajarito muere sin que Dios, el Padre de ustedes, lo permita.(VLS); o sea que detrás de todo el sufrimiento de José esta Dios haciendo una gran obra en la vida de este hombre, mas allá de lo que José se pudiese imaginar, atraves de todo esto Dios está capacitando a José para tener en el futuro, el carácter de un verdadero rey, bien dice la Biblia que Dios está trabajando, haciendo que el hierro entre en el alma de los hombres hasta que se forme su carácter de realeza, Ecl 3:11  Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin. Este carácter de eternidad es puesto atraves de las diferentes injusticias y sufrimientos que a diario pasamos; las injusticias por muy difíciles que parezcan,  son las que nos capacitan y nos dan el carácter que Dios ama en su pueblo.

La naturaleza humana es una semilla realmente “dura”, que solo atraves de la presión del sufrimiento, aprende y se forma y aunque no entendamos en el momento del sufrimiento lo que está pasando, Dios si sabe lo que está haciendo en nosotros, Jer 29:11  Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Estas palabras fueron dichas a los que eran llevados cautivos a Babilonia, bajo una presión que ellos mismos no entendían; y habían sido separados de sus familiares y en medio del sufrimiento que están experimentando, vienen estas palabras atraves del profeta, donde se les anima a solo tener confianza en que Dios sabe lo que está haciendo, para al final dar los mejores resultados, para el bien de ellos mismos como pueblo; Jer 29:12  Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; Jer 29:13  y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. Dios está obrando, en medio de las mismas injusticias de la sociedad sobre nosotros, realmente no son las personas ofensivas en sí, sino Dios que lo permite para calar en nosotros carácter de eternidad.

La sinceridad y la santidad del pueblo es algo que solo se obtendrá atraves del sufrimiento, como bien lo expresa el salmista, Sal 119:71  Bueno me es haber sido humillado, Para que aprenda tus estatutos. La humillación y las injusticias de esta vida, destruyen el humanismo en nosotros y nos hacen totalmente  dependientes de Dios, 2Co 1:8  Porque hermanos, no queremos que ignoréis acerca de nuestra tribulación que nos sobrevino en Asia; pues fuimos abrumados sobremanera más allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aun perdimos (humanamente) la esperanza de conservar la vida. Ahora este duro proceso trae sus resultados, 2Co 1:9  Pero tuvimos en nosotros mismos sentencia de muerte, para que no confiásemos en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos.

José ni se imagina la gran obra de eternidad que Dios está haciendo en él, atraves de las injusticias que ha vivido durante todos estos años, pero al final la obra será perfecta y cuando esté listo saldrá de la injusticia, directamente al trono.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.