Category Archives: El Fracaso de Israel

La falta de direccion

Tema 10

“Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos”.   Corintios 10:11

No se puede ganar, NADA ni alcanzar NADA, si primero no se sabe lo que se quiere, para ganar algo, primero se debe tener una buena visión de lo que se quiere, pues es necesario saber de dónde venimos y hacia donde vamos, Gén 16:8  Y le dijo: Agar, sierva de Sarai, ¿de dónde vienes tú, y a dónde vas? Y ella respondió: Huyo de delante de Sarai mi señora. Aquí encontramos a una mujer que no soportó la presión que su señora ejercía sobre ella y curiosamente Agar sabe correctamente de donde viene, pero NO tiene ni idea hacia dónde va, muchas personas No logran soportar las presiones y los problemas que en una congregación se dan y huyen, esta mujer huye de los problemas y lo único que lleva es la “motivación” del daño recibido; de hecho que una persona dañada, no llegara a ningún lado, pues a donde vaya siempre hallará problemas y pasará toda su vida, como Israel dando vueltas de iglesia en iglesia huyendo toda su vida de estos problemas. Esto fue el gran problema que acogió el fracaso del pueblo de Israel, porque es necesario entender que cuando no tenemos dirección de que es lo que queremos es mejor quedarnos en el lugar donde estamos, hasta que estemos listos si es esa la voluntad de Dios y esto es justamente lo que el ángel le ordenó,  Gén. 16:9  Y le dijo el ángel de Jehová: Vuélvete a tu señora, y ponte sumisa bajo su mano. Porque salir sin saber hacia dónde vamos o buscar sin saber lo que buscamos, denota un seguro fracaso para nuestra vida, por la falta de una visión o dirección correcta, Pro 29:18  Sin profecía (Palabra, visión o dirección) el pueblo se desenfrena (esta palabra en hebreo es  “pará” que significa “regresar”); Mas el que guarda la ley es bienaventurado. Guardar es equivalente a permanecer  Entonces simplemente, SE NOS DICE que,  sin visión NO hay carrera.

La forma correcta de correr esta carrera, es sencillamente teniendo una meta clara,  hacia la cual nos conducimos,  Heb 12:1  Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, de hecho ese fue el ejemplo de carrera que Cristo nos dejó, Heb 12:2  puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Todo el sufrimiento que esta carrera conlleva se podrá soportar solo si tenemos una visión bien definida de lo que queremos y esto nos dará fuerza para luchar, hasta alcanzarlo, 1Co 9:24  ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis. 1Co 9:25  Todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir (esta es su meta por la cual disciplina su cuerpo) una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible. El tener una visión clara de la meta, hace que las personas se abstengan y disciplinen sus vidas, con tal de alcanzar el propósito.

Para hacer bien la carrera espiritual,  se debe de tener una meta bien definida y no correr sin dirección, 1Co 9:26  Así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire, 1Co 9:27  sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado. La palabra “eliminado” tiene un sentido de “descalificado”, por no guardar las reglas de la competencia o sea corrió a sus propias expensas, sin tener en cuenta que en toda carrera existen reglas que hay que respetar y en la carrera CRISTIANA, también hay reglas, no se trata solo de estar en una iglesia o como Israel, caminar hacia una tierra prometida, que era su META,  pero deseando volverse a Egipto, a cada momento de prueba. El fracaso del pueblo de Israel es más  que todo un problema de falta de decisión, visión y dirección en sus corazones. Heb 3:8  No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto,  Heb 3:9  Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años.  Heb 3:10  A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos.  Nunca tuvieron dirección de lo que Dios quería hacer en ellos. Siempre sus corazones daban vueltas en el mismo lugar o sea nunca lograron avanzar en los CAMINOS DE DIOS.

Debemos tener en cuanta esto de ser “descalificado”, ya que el ejemplo que el apóstol nos pone es realmente inquietante. Pues Israel cuando salió de Egipto comenzó su carrera, y la Biblia testifica literalmente lo que dice en el apóstol en (1 Corintios 9; 24) “todos a la verdad corren”, pero no todos llegaron, la palabra “todos” se repite cinco veces en este contexto:

…todos estuvieron bajo la nube… 1Co 10:1

…todos pasaron el mar; 1Co 10:1

…todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, 1Co 10:2

…todos comieron el mismo alimento espiritual, 1Co 10:3

todos bebieron la misma bebida espiritual; 1Co 10:4

Prácticamente todos tuvieron las mismas oportunidades, pero hay una aclaratoria, que no debemos de dejar pasar por alto, 1Co 10:5  Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto. Y lo más serio del asunto es que esto no solo fue un caso aislado que no incluye a la iglesia, sino al contrario nos incluye más de lo que pensamos, 1Co 10:6  Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. Y con toda seriedad del asunto podemos decir francamente que todo el problema fue la falta de metas y propósitos en los caminos de Dios y una nueva advertencia, Heb 3:12  Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; sino tenemos bien claro que es lo que queremos en la vida cristiana, es seguro que tarde o temprano vamos a desmayar en el camino, pues todavía falta sufrimiento que vamos que atravesar en este camino,  Heb 12:3  Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. Heb 12:4  Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado; todo sufrimiento que el Padre permite en sus hijos son con propósitos claros de formación,  Heb 12:5  y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; Heb 12:6  Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. En medio de las pruebas y el dolor debemos saber lo que somos y porque sufrimos y esto nos ayudara a no desmayar, pues l sufrimiento de los que son hijos es la preparación para reinar, 2Ti 2:12  Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará. Es inevitable la iglesia tiene que sufrir para poder alcanzar el carácter de un rey.

Nos gusta pensar que todo va estar bien y es cierto en alguna manera,  pero también debemos estar conscientes  que van a ver momentos difíciles en este mundo que vamos a tener que atravesar, pero es necesario y con las palabras de Cristo debemos de cobrar animo en medio de la prueba, Jua 16:33  Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Los cinco pecados que menciona Pablo y que han sido objeto de nuestro estudio, (codicia-idolatría-fornicación-tentar y murmurar) fueron causa directa del fracaso del pueblo de Israel, pero ninguna de estas detracciones hubiese tenido fuerza en el corazón de este pueblo si ellos NO les hubiesen dado cabida y no le hubiesen dado cabida si ellos hubiesen tenido claro LOS CAMINOS DE DIOS y el PROPÓSITO por el cual Dios los había sacado de Egipto, tristemente el único camino que conocieron bien, era el de regreso a Egipto y esta fue la causa de la calamidad y el fracaso de aquella generación a la cual se le habían dado las promesas de la tierra  que fluía leche y miel.

CUIDEMOS NUESTRO CORAZON PORQUE DE EL FLUYE LA VIDA…BENDICIONES.

El pecado de murmurar

Tema 9

1Co 10:10  Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor.

Sin lugar a dudas este fue el pecado más frecuente del pueblo de Israel, atravez de los años y en todas sus murmuraciones se podía ver su incomodidad contra Dios:

CUANDO SALIERON DE EGIPTO, Éxo 14:11  Y dijeron a Moisés: ¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto?

CUANDO LAS COSAS NO IBAN BIEN, Éxo 15:23  Y llegaron a Mara, y no pudieron beber las aguas de Mara, porque eran amargas; por eso le pusieron el nombre de Mara. Éxo 15:24  Entonces el pueblo murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Qué hemos de beber?

CUANDO NO HABIA COMIDA, Éxo 16:2  Y toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón en el desierto; Éxo 16:3  y les decían los hijos de Israel: Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud.

CUANDO SE CANZABAN DE LA COMIDA, Núm 11:4  Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: ¡Quién nos diera a comer carne!

POR TODO, Núm 11:1   Aconteció que el pueblo se quejó a oídos de Jehová; y lo oyó Jehová, y ardió su ira, y se encendió en ellos fuego de Jehová, y consumió uno de los extremos del campamento.

CUANDO VEIAN LOS OBSTACULOS, Núm 14:2  Y se quejaron contra Moisés y contra Aarón todos los hijos de Israel; y les dijo toda la multitud: ¡Ojalá muriéramos en la tierra de Egipto; o en este desierto ojalá muriéramos! Núm 14:3  ¿Y por qué nos trae Jehová a esta tierra para caer a espada, y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa? ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto? Núm 14:4  Y decían el uno al otro: Designemos un capitán, y volvámonos a Egipto.

CUANDO RECIBIAN LA RETRIBUCION POR SU PECADO, Núm 16:41  El día siguiente, toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Moisés y Aarón, diciendo: Vosotros habéis dado muerte al pueblo de Jehová.

CUANDO SE ABURRIAN DE SUS AUTORIDADES, Núm 17:5  Y florecerá la vara del varón que yo escoja, y haré cesar de delante de mí las quejas de los hijos de Israel con que murmuran contra vosotros.

El pueblo de Israel hizo de la murmuración, así como mucho pueblo en las iglesias, un hábito de vida, la murmuración era parte de su propio existir,  es difícil pensar que una persona que se acostumbre a andar siempre quejándose y que puedan pasar los años y siempre siga siendo el mismo murmurador. Mas sin embargo El pueblo de Israel, comenzó su marcha, MURMURANDO, cuando salieron de Egipto y curiosamente, treinta y ocho años después, seguían Murmurando, Núm 20:3  Y habló el pueblo contra Moisés, diciendo: ¡Ojalá hubiéramos muerto cuando perecieron nuestros hermanos delante de Jehová! Núm 20:4  ¿Por qué hiciste venir la congregación de Jehová a este desierto, para que muramos aquí nosotros y nuestras bestias? Debemos ser cuidadosos con este asunto, porque si nos acostumbramos a ser personas que por todo se quejan, es casi seguro que terminaremos en una condición deplorable, de hecho que muchas personas en las iglesias son personas conocidas por su mal hábito de quejarse por todo y estas personas son altamente murmuradores y divisionistas y lo más triste es que  pasan los años y siempre siguen siendo los mismos murmuradores. Por eso se nos advierte, 1Co 10:10  Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor, es difícil indagar a qué momento se refiere Pablo, porque este pueblo prácticamente murmuraba todos los días y por todo, o sea era como que este pecado se había convertido en algo habitual dentro de sus vidas; pero muy probablemente el apóstol,  se refiera al relato donde se nos habla de la rebelión de Coré, de hecho la rebelión, CORÉ la levanto MURMURANDO CONTRA MOISES, no se nos olvide que la murmuración es el arma más poderosa de la rebelión.  Núm 16:1  Coré hijo de Izhar, hijo de Coat, hijo de Leví, y Datán y Abiram hijos de Eliab, y On hijo de Pelet, de los hijos de Rubén, tomaron gente, Núm 16:2  y se levantaron contra Moisés con doscientos cincuenta varones de los hijos de Israel, príncipes de la congregación, de los del consejo, varones de renombre. Núm 16:3  Y se juntaron contra Moisés y Aarón y les dijeron: ¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está Jehová; ¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación de Jehová? Indudablemente que Una rebelión o inclusive un división,  no comienza de la nada, comienza en el corazón de una persona inconforme que luego contamina a otros atravez de sus palabras, y lo más terrible es que aprendemos a ver la murmuración como algo normal aun dentro de la iglesia, muchos hermanos e inclusive pastores, se acostumbran a vivir comiéndose unos a otros, Gál 5:15  Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros. La murmuración consume la vida espiritual y fue un pecado que dañó profunda y terriblemente,  el caminar de Israel y daña también terriblemente la comunión entre hermanos en nuestras iglesias.

Generalmente a este pecado no se le da la seriedad y la gravedad,  que conlleva en sí mismo,  mas sin embargo a los ojos de Dios, este pecado es realmente grave, porque es el, se encierran muchos otros, como la inconformidad, el menosprecio y el pecado más grave llamado  rebelión. Inclusive cuando  María y Aarón, murmuraron contra Moisés, Dios se enojó mucho, tanto que María,  fue castigada severamente con Lepra, Núm 12:1  María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado; porque él había tomado mujer cusita. Núm 12:2  Y dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó Jehová. Núm 12:3  Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra. No sabemos mucho acerca del asunto de que mujer “Cusita se habla, algunos estudiosos de la biblia, creen que se refiere a la misma Sefora, que era su esposa y que NO era Israelita, pero sea lo que sea, Dios vio terriblemente mal, el hecho que se esté hablando y menospreciando a su siervo Moisés, y es que la murmuración, espiritualmente es tan grave como un asesinato, Mat 5:22  Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. Por eso es indecoroso para el pueblo que trate de acercarse a Dios, aun sabiendo que murmuran y menosprecian a su prójimo, ya no digamos a sus ministros, es muy posible que nuestros pastores cometan una y otra vez sus errores ministeriales, pero en ningún momento se nos da la facultad al pueblo en murmurar contra ellos, de hecho nadie puede acercarse a Dios si primero no desiste de su maldad,  Mat 5:23  Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, Mat 5:24  deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

Aarón Y María murmuraron contra Moisés y Dios se enojó tanto que hirió a Maria que parece que era la precursora de este asunto, con lepra, Núm 12:9  Entonces la ira de Jehová se encendió contra ellos; y se fue. Núm 12:10  Y la nube se apartó del tabernáculo, y he aquí que María estaba leprosa como la nieve; y miró Aarón a María, y he aquí que estaba leprosa. Así de grave debemos de ver a los murmuradores, pues la lepra era una enfermedad terriblemente contagiosa. De hecho que el apóstol Santiago nos hace una advertencia sobre este asunto, Stg 4:11  Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez. Stg 4:12  Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro? No importa los errores del prójimo no tenemos licencia para andar menospreciando a nadie, debemos hablar solo si las circunstancias son necesarias y con los ministros para que ellos tomen cartas en el asunto dependiendo del caso.

La murmuración se alimenta de detracciones tales como, la hipocresía, el descontento,  la envidia, etc. Y generalmente por un ende natural, nos quejamos de las autoridades que están sobre nuestra vida y no logramos ver que una murmuración contra una autoridad puesta por Dios es una pecado directo contra Dios mismo, Éxo 16:8  Dijo también Moisés: Jehová os dará en la tarde carne para comer, y en la mañana pan hasta saciaros; porque Jehová ha oído vuestras murmuraciones con que habéis murmurado contra él; porque nosotros, ¿qué somos? Vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino contra Jehová. La murmuración siempre lleva como objetivo final la división y el perjuicio del orden ya establecido.

La murmuración puede nacer de varias fuentes:

BUENAS OBRAS, Existen personas que comienzan a murmurar luego de que han hecho algo bueno, por la obra de Dios o por el bien de alguien pero luego ven que otros no han ayudado y entonces nace esta enfermedad y comienzan a criticar y a murmurar en contra lo demás,  por eso la biblia nos recomienda tener sumo cuidado en esto,  Flp 2:14  Haced todo sin murmuraciones y contiendas,

COMPLEJOS DE SUPERIORIDAD, los fariseos murmuraban contra Jesus porque siempre se creyeron superiores, Jua 7:48  ¿Acaso ha creído en él alguno de los gobernantes, o de los fariseos? Jua 7:49  Mas esta gente que no sabe la ley, maldita es.

INCONFORMIDAD, Núm 16:11  Por tanto, tú y todo tu séquito sois los que os juntáis contra Jehová; pues Aarón, ¿qué es, para que contra él murmuréis? Núm 16:12  Y envió Moisés a llamar a Datán y Abiram, hijos de Eliab; mas ellos respondieron: No iremos allá. Núm 16:13  ¿Es poco que nos hayas hecho venir de una tierra que destila leche y miel, para hacernos morir en el desierto, sino que también te enseñorees de nosotros imperiosamente? Núm 16:14  Ni tampoco nos has metido tú en tierra que fluya leche y miel, ni nos has dado heredades de tierras y viñas. ¿Sacarás los ojos de estos hombres? No subiremos.

FALTA DE FE, Deu 1:27  y murmurasteis en vuestras tiendas, diciendo: Porque Jehová nos aborrece, nos ha sacado de tierra de Egipto, para entregarnos en manos del amorreo para destruirnos.

La murmuración es una de los pecados que dañan directamente la comunión en un iglesia y contamina el ambiente sano de reunión, por eso es que este pecado es tan aborrecible para Dios, Pro 6:16  Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: Pro 6:17  Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, Pro 6:18  El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, Pro 6:19  El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos. Seis cosas aborrece Dios, y la séptima es la más detestable de todas estas cosas,  pues la murmuración no solo lleva la mala intención de contaminar y separar, sino en última instancia es el inicio de la rebelión contra el orden de Dios.

El pecado de tentar al Señor

Tema 8 

“Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes”. 1 Corintios 10:9

Tentar es sinónimo de medir los límites de la paciencia de alguien, muchas veces como personas cruzamos los límites de la niñería espiritual ante Dios y nos comportamos como niños malcriados, movidos por criterios de sentimientos o pensamientos personales y dudando de la palabra que se nos ha sido dada, Núm 21:5  Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano. El tentar es la forma más ingrata de expresarnos hacia Dios y muestra síntomas graves de desánimo, Núm 21:4  Después partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por el camino. El tentar es la típica enfermedad del alma donde las personas, dudan de las intenciones y del llamamiento que de Dios.

En un mundo donde todo cambia y principalmente las aptitudes de las personas, Dios nos llama a creer y vivir creyendo y esto  al pesar de las dificultades que se pudiesen dar o presentar en el camino,  Jer 29:11  Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Entonces el tentar equivale a dudar de los propósitos y cuidos divinos hacia su pueblo, el tentar a Dios, es atribuirle sentimientos cambiantes y egoístas a Dios.

 El pecado de Israel, fue el poner en duda las promesas de Dios una y otra vez, la generación de israelitas que salieron de Egipto parece que nunca lograron aprender a confiar en la soberanía divina, Heb 3:7  Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, Heb 3:8  No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto,  Heb 3:9  Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años.  Esta generación vio una y otra vez las maravillas de Dios a a favor de ellos, pero ellos nunca lograron aprender a confiar y dudaron una y otra vez de las intenciones de su carácter y degradaron la palabra y las promesas de Dios, a un nivel de un ser cambiante a consecuencias de las circunstancias difíciles que en momento específicos venían.  El tentar está asociado a la queja y a la inconformidad y Dios castigó con más problemas a este pueblo,  Núm 21:6  Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel. De hecho que luego que el pueblo se arrepintió de su pecado, Dios les dio una salida de fe y no una salida como ellos querían, Núm 21:7  Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo: Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti; ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes. Y Moisés oró por el pueblo. Núm 21:8  Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá. Vivimos y viviremos en medio de las serpiente y las adversidades que nos agobian, pero debemos sobrellevar estas cosas con los ojos de fe, mirando y recibiendo por fe la sanidad y la bendición divina, Núm 21:9  Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía.

Si como iglesia no logramos entender esto es inevitable las consecuencias de tener un corazón malo, Núm 14:22  todos los que vieron mi gloria y mis señales que he hecho en Egipto y en el desierto, y me han tentado ya diez veces, y no han oído mi voz, Núm 14:23  no verán la tierra de la cual juré a sus padres; no, ninguno de los que me han irritado la verá. La gravedad de este pecado está en el hecho de exigir y esperar que Dios se manifieste y obedezca, cuando el hombre lo ordena, Mat 12:38  Entonces respondieron algunos de los escribas y de los fariseos, diciendo: Maestro, deseamos ver de ti señal. Mat 12:39  El respondió y les dijo: La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás.  Sencillamente Dios no tiene que demostrarle nada a nadie, el tentar a Dios es un manifiesto directo que ataca la dignidad divina, Sal 78:18  Pues tentaron a Dios en su corazón, Pidiendo comida a su gusto. Sal 78:19  Y hablaron contra Dios, Diciendo: ¿Podrá poner mesa en el desierto? Sal 78:20  He aquí ha herido la peña, y brotaron aguas, Y torrentes inundaron la tierra; ¿Podrá dar también pan? ¿Dispondrá carne para su pueblo? Sal 78:21  Por tanto, oyó Jehová, y se indignó; Se encendió el fuego contra Jacob, Y el furor subió también contra Israel, El tentar no es otra cosa sino, simplemente NO confiar en la forma en la cual Dios lleva nuestra vida y nuestras limitaciones, tentar es pedir comida  a nuestro propio gusto,  Sal 78:22  Por cuanto no habían creído a Dios, Ni habían confiado en su salvación. Por  dos cosas se indignó el Señor:

No habían creído

No habían confiado

Tentar es simplemente dudar de la benevolencia de alguien y dudar de su carácter. De hecho que Israel dudaba casi todos los días de Las promesas de Dios, en pocas palabras nunca lograron estabilizar su fe. Las señales, milagros o sanidades, son importante en algunos momentos pero nuestra fe y confianza, en Dios no debe estar basada en milagros ni señales, sino en su palabra, Jua 20:29  Jesús le dijo: —¿Crees porque me has visto? ¡Dichosos los que creen sin haber visto! El tentar a Dios, está vinculado al hecho no solo de dudar sino de querer exigir a Dios que haga las cosas, como uno quiere, es como cuando los hijos malcriados le dicen a sus padres “estas obligado a soportar mis malcriadezas, porque tú me trajiste a esta vida”, bueno recordemos que Dios por mano de Moisés, los había sacado de Egipto y era como una forma de decirle a Dios, “bueno tu nos sacaste, entonces has que todas las cosas estén bien”, esta es una aptitud irrespetuosa hacia Dios. Rom 9:20  Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? ¿Dirá el vaso de barro al que lo formó: ¿Por qué me has hecho así? Y de hecho que cuando las cosas no iban como a ellos les agradaba, es en ese momento que se revelaba la verdadera condición de su corazón y lo que se manifestaba en el pueblo,  eran las dudas y las malas intenciones de sus corazones e inclusive criticaban las decisiones de Dios atravez de Moisés, tristemente se quejaban amargamente  de los tratos y decisiones divinas.

El tentar a Dios es el resultado de una fe inmadura que no desarrolla carácter y que espera que Dios haga todo lo necesario para sacarlos adelante, es una forma de decir que Dios está obligado a arreglar todos nuestros problemas y esa mala forma de pensar  es lo que resuena en el corazón de mucho pueblo que ve la iglesia como un lugar donde los ministros de Dios están obligados a hacerlo todo, pero el pueblo no quiere hacer nada, sin embargo la fe no funciona así, pues el hombre debe de esforzarse por sacar adelante su vida y Dios apoyara esa voluntad y ese esfuerzo, Pro 21:31  El caballo se alista para el día de la batalla; Mas Jehová es el que da la victoria. Si bien es cierto que la victoria depende soberanamente de Dios, pero es responsabilidad del hombre preparar el caballo.

Cuando satanás tentó a Cristo, le quiere hacer dudar de la palabra divina, Mat 4:5  Entonces el diablo le llevó a la santa ciudad, y le puso sobre el pináculo del templo, Mat 4:6  y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, En sus manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra. Mat 4:7  Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios. El tentador Le ofrece a Jesús, un camino, sin sufrimiento y sin cruz y de hecho mucho más fácil, realmente le esta insinuando que para que fuese reconocido por el pueblo de Israel como el Mesías solo tenía que descender volando del cielo y todos lo reconocerían como el rey de Israel, en cambio la decisión del Padre siempre fue que Jesús fuese a la cruz, ese era el camino que el Padre había determinado para él, si Jesús hubiese accedido era como decirle al Padre no confió en tus decisiones, pero Jesús nos demostró que lo mejor es esperar en lo correcto y confiar en la voluntad del Padre aunque no la entendamos en el momento difícil, siempre lo mejor es y será irse por el camino que Dios ha trazado aunque sea más largo y difícil, sabiendo y confiando en que el Padre sabe siempre lo que hace,  Mat 6:30  Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe? Mat 6:31  No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Lo contrario a tentar a Dios, es simplemente confiar que el tien el control de todas las cosas y que todas las cosas, buenas y malas nos ayudan a bien, Rom 8:28  Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

La gravedad de los pecados sexuales

 Tema 7

Mat 22:35  Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo: Mat 22:36  Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Mat 22:37  Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Mat 22:38  Este es el primero y grande mandamiento. Mat 22:39  Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Mat 22:40  De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

Los pecados sexuales son condenados por Dios por muchas razones justas, entre ellas es que los pecados sexuales (no importa lo que sea), son pecados egoístas que transgreden directamente los dos más importantes mandamiento de Dios, Pues una persona que caiga en el problema del adulterio, está dañando la integridad, el sentir de sus hijos, de su esposa, pero él no se pone a pensar en las terribles consecuencias y daños psicológicos y espirituales con los cuales está marcando la vida de su familia para siempre,

El poder de la sexualidad

Tema 6

Las mujeres incitaron a los israelitas a fornicar y el consejo de Balam era verdad, la ira de Dios se levantó contra su propio pueblo, Núm 25:3  Así acudió el pueblo a Baal-peor; y el furor de Jehová se encendió contra Israel. Por mucho pueblo de Dios que alguien sea no deja de ser débil en cuanto a asuntos de sexualidad, esto siempre ha sido la mayor debilidad que los hombres de Dios han tenido que enfrentar,

El pecado de fornicasion

Tema 5

“Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil”.1 Corintios 10:8

Hay dos tipos de pruebas o dificultades sobre nuestra vida, las pruebas, que vienen de afuera hacia dentro, pero este tipo de pruebas son calificadas y permitidas por Dios mismo y la biblia dice que estas pruebas no llegaran más allá de lo Dios permita, 1Co 10:13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. El problema para nosotros, no son estas pruebas que vienen de afuera, porque Dios tiene el control sobre ellas sin embargo el verdadero problema para nuestra santificación son las llamadas “tentaciones” porque las tentaciones no viene de afuera, sino de adentro hacia fuera y como lo hemos dicho otras veces todo el problema del hombre no radica en lo que está afuera, sino que el verdadero peligro lo llevamos dentro de nosotros mismos, Stg 1:13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; Stg 1:14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. O sea cada uno es “tentado” de acuerdo a lo que lleva dentro a esto se le llama concupiscencia o deseo insatisfecho, esta concupiscencia es el verdadero problema que hace salirse a muchos de los caminos de Dios.
El relato que el apóstol Pablo menciona está relacionado al momento cuando estaba por terminar el viaje de cuarenta años por el desierto del pueblo de Israel, la Biblia dice que estaban en Sitin, que era como la última parada, antes de cruzar el rio Jordán y entrar a la conquista de la tierra de la promesa, Núm 25:1 Moraba Israel en Sitim; y el pueblo empezó a fornicar con las hijas de Moab.

LA CAUSA DEL REY BALAC Y EL CONSEJO DE BALAAM
Núm 22:2 Y vio Balac hijo de Zipor todo lo que Israel había hecho al amorreo. Núm 22:3 Y Moab tuvo gran temor a causa del pueblo, porque era mucho; y se angustió Moab a causa de los hijos de Israel. Núm 22:5 Por tanto, envió mensajeros a Balaam hijo de Beor, en Petor, que está junto al río en la tierra de los hijos de su pueblo, para que lo llamasen, diciendo: Un pueblo ha salido de Egipto, y he aquí cubre la faz de la tierra, y habita delante de mí. Núm 22:6 Ven pues, ahora, te ruego, maldíceme este pueblo, porque es más fuerte que yo; quizá yo pueda herirlo y echarlo de la tierra; pues yo sé que el que tú bendigas será bendito, y el que tú maldigas será maldito.

El rey Balac, como enemigo del pueblo de Israel, mando a llamar a un cierto “profeta” llamado Balaán, el cual representa la prueba que viene de afuera para el pueblo de Dios, pues por amor al dinero, este profeta acepto ir a maldecir al pueblo de Dios, sin embargo esto no fue posible porque al final Dios cambio la maldición por bendición, Neh 13:2 por cuanto no salieron a recibir a los hijos de Israel con pan y agua, sino que dieron dinero a Balaam para que los maldijera; mas nuestro Dios volvió la maldición en bendición. Y esto fue porque Dios, protegía, cuidada y Peleaba las batalla de su pueblo y cuando Balaam quería maldecir al pueblo de Dios, venia el Espíritu del Señor sobre él y en vez de maldecirlo terminaba bendiciéndolo, tres veces fue así, por lo cual el rey Balac se enojó. Núm 24:10 Entonces se encendió la ira de Balac contra Balaam, y batiendo sus manos le dijo: Para maldecir a mis enemigos te he llamado, y he aquí los has bendecido ya tres veces. Núm 24:11 Ahora huye a tu lugar; yo dije que te honraría, mas he aquí que Jehová te ha privado de honra. Pero Según parece el profeta movido por la avaricia aconsejo al rey Balac un método en donde no habría necesidad de maldecir al pueblo, pues con este método, Dios mismo se encargaría de destruir a su propio pueblo. El consejo era sencillo, Balam le dijo al rey Balac, que buscara Jovencitas y mujeres hermosas, que sedujeran e incitaran a los hombres de Israel a fornicar y los invitaran a los cultos cananeos y Dios mismo se encargaría de destruir a su propio pueblo y de hecho según el relato bíblico fue así, Núm 25:1 Moraba Israel en Sitim; y el pueblo empezó a fornicar con las hijas de Moab. Núm 25:2 las cuales invitaban al pueblo a los sacrificios de sus dioses; y el pueblo comió, y se inclinó a sus dioses. Núm 25:3 Así acudió el pueblo a Baal-peor; y el furor de Jehová se encendió contra Israel. Hay que notar algo interesante y es que la fornicación tiene tanto poder sobre la naturaleza humana que puede arrastrarnos si nos descuidamos, hasta la idolatría, generalmente estos dos pecados van de la mano y por esta causa es que Dios no está de acuerdo con las relaciones mixtas, Co 6:14 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 2Co 6:15 ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?.

El consejo de Balam, era perverso atacar desde adentro, desde la concupiscencia del pueblo, hay que tener mucho cuidado con este tipo de gente que nos incita al mal y se aprovecha de la debilidad natural de una persona, para hacerle tropezar, Apo 2:14 Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. Las mujeres moabitas y Madianitas que fueron reclutadas por el rey Balac, sedujeron a los hombres del pueblo de Israel, fornicaron y los incitaron a adorar a sus ídolos, ellas fueron la causa de la mortandad que vino sobre el pueblo de Dios, Núm 31:15 y les dijo Moisés: ¿Por qué habéis dejado con vida a todas las mujeres? Núm 31:16 He aquí, por consejo de Balaam ellas fueron causa de que los hijos de Israel prevaricasen contra Jehová en lo tocante a Baal-peor, por lo que hubo mortandad en la congregación de Jehová.

Realmente está siempre ha sido una debilidad en la vida de los hombres de Dios, 1Re 11:1 Pero el rey Salomón amó, además de la hija de Faraón, a muchas mujeres extranjeras; a las de Moab, a las de Amón, a las de Edom, a las de Sidón, y a las heteas; 1Re 11:2 gentes de las cuales Jehová había dicho a los hijos de Israel: No os llegaréis a ellas, ni ellas se llegarán a vosotros; porque ciertamente harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses. A éstas, pues, se juntó Salomón con amor. 1Re 11:3 Y tuvo setecientas mujeres reinas y trescientas concubinas; y sus mujeres desviaron su corazón. 1Re 11:4 Y cuando Salomón era ya viejo, sus mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos, y su corazón no era perfecto con Jehová su Dios, como el corazón de su padre David. Una mujer mal intencionada tiene tanto poder para poder cazar la vida del alma de un hombre, Pro 6:26 Porque a causa de la mujer ramera el hombre es reducido a un bocado de pan; Y la mujer caza la preciosa alma del varón. Esto mismo paso con Sansón, Jue 16:15 Y ella le dijo: ¿Cómo dices: Yo te amo, cuando tu corazón no está conmigo? Ya me has engañado tres veces, y no me has descubierto aún en qué consiste tu gran fuerza. Jue 16:16 Y aconteció que, presionándole ella cada día con sus palabras e importunándole, su alma fue reducida a mortal angustia. Jue 16:17 Le descubrió, pues, todo su corazón, y le dijo: Nunca a mi cabeza llegó navaja; porque soy nazareo de Dios desde el vientre de mi madre. Si fuere rapado, mi fuerza se apartará de mí, y me debilitaré y seré como todos los hombres. Jue 16:18 Viendo Dalila que él le había descubierto todo su corazón, envió a llamar a los principales de los filisteos, diciendo: Venid esta vez, porque él me ha descubierto todo su corazón. Y los principales de los filisteos vinieron a ella, trayendo en su mano el dinero.

No podemos ignorar el grave problema de debilidad que llevamos por dentro, debemos cuidarnos en gran manera.

La idolatria del corazón

Tema 4, Predicado en la iglesia “las Pilas”, Chalatenango, Jueves 20 de septiembre y 04 de octubre del 2018

Pero como lo hemos dicho,  la adoración al becerro, solo era la parte visible del verdadero problema del corazón de este pueblo, pues el verdadero problema estaba escondido en lo más profundo del corazón,

La influencia de los idolos

Tema 3, Predicado en la iglesia “las Pilas”, Chalatenango, Jueves 23 de agosto y 06 de septiembre del 2018

Col 3:5  Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;

Como ya lo hemos dicho, Jamás llegaremos ni avanzaremos en nuestra caminata espiritual sino estamos dispuestos a dejar todas aquellas cosas que en Egipto aprendimos.

El pecado de la idolatria

Tema 2, Predicado en la iglesia “las Pilas”, Chalatenango, Jueves 12 y 26 de julio del 2018

“Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar”. 1 Corintios 10:7 

Israel llevaba en cautiverio más de cuatrocientos años o sea que toda su formación o sea todo lo que sabían de la vida Egipto se los había enseñado. Uno de los mayores problemas que el pueblo enfrentó una vez había salido de Egipto era que toda su formación, cultura y criterios había sido desarrollada en Egipto,

El pecado de la codicia

Tema 1, Predicado en la iglesia “las Pilas”, Chalatenango, Jueves 31 de mayo y 14,  28 de junio del 2018

1Co 10:6  Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron.

Todos nacemos sintiendo cierto afecto por las cosas prohibidas, bien dice el proverbio, Pro 9:17  Las aguas hurtadas y lo prohibido que lo correcto, apreciamos más lo que no somos y difícilmente agradecemos lo que Dios son dulces (sabrosas),  Y el pan comido en oculto es sabroso. Por naturaleza apreciamos más lo de afuera ya nos ha dado.

Israel era un pueblo que nunca se conformó con las condiciones y las circunstancias que Dios proveía, siempre había y hubo una inconformidad que no les permitió ver la misericordia de Dios al haberlos sacado de la esclavitud, de hecho habían momentos en que ellos deseaban las duras condiciones de Egipto y menospreciaban la liberación que Dios había obrado a favor de ellos, esto era un menosprecio directo a las misericordias y las promesas de Dios.

La codicia es uno de los criterios más bajos del egoísmo personal, un egoísmo que ata nuestro presente y que no nos permite ver las bondades que se tienen y siempre se está desando un futuro que nunca se alcanzará y lo más grave del asunto esque esto no es un problema aislado sino es un problema demasiado común entre los hombres,  Ecl 6:1  Hay un mal que he visto debajo del cielo, y muy común entre los hombres: Ecl 6:2  El del hombre a quien Dios da riquezas y bienes y honra, y nada le falta de todo lo que su alma desea; pero Dios no le da facultad de disfrutar de ello, sino que lo disfrutan los extraños. Esto es vanidad, y mal doloroso.

De hecho que por naturaleza llevamos un problema abismal en nuestro interior ya que La naturaleza humana es un mar que  nunca se sacia, Ecl 1:7  Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo. Ecl 1:8  Todas las cosas son fatigosas más de lo que el hombre puede expresar; nunca se sacia el ojo de ver, ni el oído de oír.  Y si no se sacia en definitiva tampoco agradece por lo que tiene, pues siempre está pensando y deseando lo que no tiene.

Los criterios de codicia en el hombre lo encierran en una constante inconformidad que lo arrastran a los niveles más bajos del egoísmo personal. El problema de Israel siempre fue el mismo, existía un cierto menosprecio a la libertad que Dios les había dado y si no podían agradecer, entonces menospreciaban lo recibido,  anhelando las cosas que no tenían.  “Y la gente extranjera que se mezcló con ellos tuvo un vivo deseo, y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: ¡Quién nos diera a comer carne! Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos; y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos”, (Números 11:4-6). Podemos ver dos cosas importantes:

 1. la  fuerte influencia negativa, que tenía la gente extranjera que había salido de Egipto con Israel, sin embargo somos totalmente responsables de no dejarnos influenciar por la gente negativa, murmuradora y detractora que está en las iglesias, Pro 1:10  Hijo mío, si los pecadores te quisieren engañar,  No consientas.

2. Se denota el terrible menosprecio a la provisión divina atravez del “mana” por el simple recuerdo de lo que NO tenían, a esto se le llama “codicia”.

Muchas PERSONAS no pueden agradecer a Dios por la vida, ni por el CONYUGE, ni por el lugar de nacimiento, ni por la familia,  porque están deseando otras cosas que no tienen y lo que tienen no lo disfrutan. El no agradecer por lo que se tiene, representa un menosprecio palpable a Dios, quien nos da todas las cosas, Núm 11:18  Pero al pueblo dirás: Santificaos para mañana, y comeréis carne; porque habéis llorado en oídos de Jehová, diciendo: ¡Quién nos diera a comer carne! ¡Ciertamente mejor nos iba en Egipto! Jehová, pues, os dará carne, y comeréis. Núm 11:19  No comeréis un día, ni dos días, ni cinco días, ni diez días, ni veinte días, Núm 11:20  sino hasta un mes entero, hasta que os salga por las narices, y la aborrezcáis, por cuanto menospreciasteis a Jehová que está en medio de vosotros, y llorasteis delante de él, diciendo: ¿Para qué salimos acá de Egipto?

Legalmente hay muchas personas que se quejan de todo aunque lo tengan todo y al quejarse lo que manifiestan es que no hay agradecimiento sino que lo hay en sus vidas son deseos insatisfechos. Sal 78:18  Pues tentaron a Dios en su corazón,  Pidiendo comida a su gusto. Sal 78:19  Y hablaron contra Dios,  Diciendo: ¿Podrá poner mesa en el desierto?  

La codicia es una enfermedad humana que Dios aborrece, Sal 78:21  Por tanto, oyó Jehová, y se indignó; Se encendió el fuego contra Jacob,  Y el furor subió también contra Israel, porque nunca se está satisfecho con lo que se tiene, de hecho que al ver la falta de agradecimiento en el pueblo, Dios mismo les concede el deseo de su corazón codicioso, he sabido de personas que dejan la bendición de Dios y son entregados al deseo de su terco corazón, para su propia ruina, Sal 78:29  Comieron, y se saciaron;  Les cumplió, pues, su deseo. Sal 78:30  No habían quitado de sí su anhelo,  Aún estaba la comida en su boca, Sal 78:31  Cuando vino sobre ellos el furor de Dios,  E hizo morir a los más robustos de ellos,  Y derribó a los escogidos de Israel. Esta actitud codiciosa, desagrado tanto al Señor que termino dándoles el deseo de su corazón para comer “Carne” en lugar del mana, pero juntamente con la carne también trajo una mortandad terrible sobre lo codiciosos, Núm 11:32  Entonces el pueblo estuvo levantado todo aquel día y toda la noche, y todo el día siguiente, y recogieron codornices; el que menos, recogió diez montones; y las tendieron para sí a lo largo alrededor del campamento. Núm 11:33  Aún estaba la carne entre los dientes de ellos, antes que fuese masticada, cuando la ira de Jehová se encendió en el pueblo, e hirió Jehová al pueblo con una plaga muy grande. Núm 11:34  Y llamó el nombre de aquel lugar Kibrot-hataava, (Esto es TUMBAS DE LOS CODISIOSOS) por cuanto allí sepultaron al pueblo codicioso.

LAS PERSONAS QUE SOLO VIVEN QUEJÁNDOSE DE LAS PERSONAS (FAMILIA, PASTORES, HERMANOS, AMIGOS) Y COSAS QUE NOS RODEAN (TRABAJO, PAÍS), QUE DIOS HA PROVISTO EN DEFINITIVA TERMINARAN MAL.

A pesar de lo grave de esta enfermedad que nos hace cojear en el camino, es de las enfermedades espirituales  que pueden ser sanadas, Heb 12:13  y haced sendas derechas para vuestros pies, para que lo cojo no se salga del camino, sino que sea sanado. Y para esta sanidad debemos tener en cuenta la medicina que la palabra de Dios nos da, 1Ti 6:6  Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; 1Ti 6:7  porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. 1Ti 6:8  Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. 1Ti 6:9  Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; la clave de la sanidad consiste en estar agradecidos con lo somos y tenemos y no estar deseando lo que no es nuestro, de ahí el mandamiento,  Éxo 20:17  No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

La prioridad de nuestra vida es que debemos ser personas agradecidas por todo lo que Dios nos ha dado y no enfocarnos en lo que no tenemos, Pro 23:4  No te afanes por hacerte rico;

Sé prudente, y desiste. Este tipo de afán es lo que nos enferma y no nos permite disfrutar del presente que tenemos,  Ecl 6:1  Hay un mal que he visto debajo del cielo, y muy común entre los hombres:  Ecl 6:2  El del hombre a quien Dios da riquezas y bienes y honra, y nada le falta de todo lo que su alma desea; pero Dios no le da facultad de disfrutar de ello, sino que lo disfrutan los extraños. Esto es vanidad, y mal doloroso. por eso cuando pedimos alguna cosas a Dios,  nuestra oración debe estar enfocada en la necesidad y no en nuestras vanidades personales, Pro 30:8  Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan necesario.