Sed Edificados como Casa Espiritual y sacerdocio Santo…

Pastoral

Tema 10 

2Sa 15:12  Y mientras Absalón ofrecía los sacrificios, llamó a Ahitofel gilonita, consejero de David, de su ciudad de Gilo. Y la conspiración se hizo poderosa, y aumentaba el pueblo que seguía a Absalón.

Cuando A Absalón se le permitió regresar,  sabemos que David, prefirió NO verlo, por el mismo recuerdo y el dolor ocasionado y a pesar de que David no tenía las condiciones morales para amonestar a su hijo, no lo quiso restituir en la corte de inmediato sino que van a tener que pasar dos años, hasta que Joab logra que David y Absalón se reconcilien. Sigue leyendo

Tit 1:7  Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, Tit 1:8  sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo,

Sus cualidades personales, están enfocadas estrictamente a sus aptitudes o el trato con sus semejantes, pues esto es fundamental en un buen ministro, pues de nada sirven las muchas y bellas palabras, sino van acompañadas de un buen ejemplo, como dice el adagio antiguo “los buenos predicadores son conocidos por sus hechos, más que por sus palabras”. Sigue leyendo

Tit 1:6  el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía.  Tit 1:7  Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios;

Establecer ancianos en cada ciudad de la isla de Creta era la necesidad más urgente del ministerio de Tito en Creta. La sociedad cretense era difícil, y requería de hombres con características morales y espirituales bien definidas para que fuesen modelos a seguir. Sigue leyendo

Tit 1:4  a Tito, verdadero hijo en la común fe: Gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y del Señor Jesucristo nuestro Salvador.

El carácter y propósito de la epístola está  fundamentada en el desarrollo la vida práctica del cristiano y por eso en esta carta la enseñanza de la sana doctrina, va de la mano con la forma de vivir de cada creyente. Sigue leyendo

Tit 1:4  a Tito, verdadero hijo en la común fe: Gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y del Señor Jesucristo nuestro Salvador.

Dentro de las salutaciones de las cartas del apóstol pablo a las iglesias, siempre van a aparecer las palabras gracia y paz, Rom 1:7, 1Cor. 1;3, 2Cor. 1; 2, Gal. 1,3, Efe. 1,2, Fil. 1; 2, Col. 1;2, 1 Ts. 1,1, 2 Ts. 1;2, Fil. 1; 3; mas sin embargo en las cartas pastorales (Timoteo y Tito) se incluye gracia, misericordia y paz y esto es porque estas cartas  van dirigidas específicamente al ministerio  pastoral. Y es que cuando hablamos del ministerio pastoral, debemos comprender dos cosas sumamente importantes que equilibran este oficio: Sigue leyendo

Tit 1:5  Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé.

De entre los compañeros de milicia del Pablo, Timoteo y Tito aparecen íntimamente ligados a la vida del apóstol pues él les llama “verdaderos hijos en la fe” y al pesar de que fueron diferentes en carácter cada uno desarrollo una labor imprescindible dentro de la obra de Dios en momentos bastante difíciles, cada uno en su lugar donde fueron establecidos como pastores. Timoteo era sensible, afectuoso, compasivo y amable, por su parte Tito reveló más energía, vigor objetividad y decisión. Sigue leyendo

11 Octubre, 2016  |  Michael Kruger

Predicar es un trabajo duro.

Para los que están sentados en los bancos, predicar puede parecer relativamente fácil, en especial cuando se hace bien. Pero no se deje engañar. Predicar agota el cuerpo y el alma de manera desproporcionada respecto a su duración. Podría trabajar en el patio todo el día en el calor a 32 grados y (de alguna manera) sentirme menos cansado que predicando en dos cultos.

Sigue leyendo

28 Noviembre, 2013  |  Don Carson

El teólogo puritano William Perkins escribió que la predicación “tiene cuatro grandes principios: para leer el texto con claridad, de la Escritura canónica; para darle sentido y entendimiento según la misma Escritura; para recoger algunos puntos provechosos de doctrina fuera de su sentido natural; y para aplicar, si tienes el don, las doctrinas a la vida y conducta de los hombres en un discurso simple y llano”.

Hay algo refrescantemente simple sobre esta descripción. Nuestro objetivo como predicadores no es ser los más eruditos de la época. Nuestro objetivo no es excitar y divertir. Nuestro objetivo no es construir una gran iglesia. A lo que apuntamos es a tomar el texto sagrado, explicar su significado,

Sigue leyendo