Etiqueta: Consuelo

El proposito de la vida

(Tema 2, Predicado el martes, 12 de junio de 2018 en la iglesia central)

Ecl 1:2  Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad.

El libro de Eclesiastés es un libro único en su forma y en su manera de ver la vida, se nos relata la experiencia critica de un hombre que por largos años vivió un engaño que es muy común entre los hombres y que al despertar se dio cuenta que ya nada podía cambiar, mas sin embargo esta experiencia dolorosa de este hombre es el bien para nuestra vida si tenemos en cuenta la advertencia que Salomón nos hace para no caer en los errores que él cayo y que nunca pudo levantarse totalmente.

Este libro es leído durante la fiesta del peregrinaje o tabernáculos, Lev 23:42-43  En tabernáculos habitaréis siete días; todo natural de Israel habitará en tabernáculos, para que sepan vuestros descendientes que en tabernáculos hice yo habitar a los hijos de Israel cuando los saqué de la tierra de Egipto. Yo Jehová vuestro Dios. De alguna forma recordando que esta vida es pasajera y que todo lo que aquí hay, es temporal.

Este es un criterio que las escrituras nos dicen una y otra vez, Mar 13:1-2 Saliendo Jesús del templo, le dijo uno de sus discípulos: Maestro, mira qué piedras, y qué edificios.  Jesús, respondiendo, le dijo: ¿Ves estos grandes edificios? No quedará piedra sobre piedra, que no sea derribada. Es un hecho que en esta vida hay muchas cosas realmente bellas y hermosas y el templo en Jerusalén era una de los edificios más sobresalientes y emblemáticos para muchos, sin embargo Jesús le recuerda a su discípulos que aunque sea muy extravagante, si esta en esta tierra simplemente llegara el momento donde desaparecerá al igual que todo lo que existe en esta tierra, entonces no conviene poner nuestra mirada en estas cosas. Por causa del mismo vacío que existe dentro de la naturaleza humana, buscamos y admiramos las cosas bellas de este mundo e inclusive buscamos ídolos naturales y estamos admirando una y otra vez la hermosura o la habilidad y belleza de cosas o de personas (estrellas del fútbol, estrellas de cine o políticos) para tratar de llenar el vacío espiritual y encontrar un cierto sentido a la vida; Sin embargo por mucha gloria humana o habilidades o inteligencias que alguien o algo puedan tener no deja de ser algo o alguien que en algún momento desaparecerá y toda su gloria desaparecerá con él. Porque todas estas cosas no son más que “cosas” terrenales que tratan de remendar un problema espiritual que el hombre lleva dentro y al final las personas que traten de remendar su naturaleza con “cosas” naturales terminaran peor que antes, Mar 2:21  Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; (naturaleza humana) de otra manera, el mismo remiendo nuevo tira de lo viejo, y se hace peor la rotura. O sea se termina complicando más el  problema y esto explicaría la triste realidad de muchas personas que viven para estas cosas y a la hora de la muerte tienen tanta frustración en su vida que terminan exclamando su frustración en las palabras del predicador: Ecl 1:2  Vanidad de vanidades, dijo el Predicador; vanidad de vanidades, todo es vanidad. La palabra usada para Vanidad tiene un sentido, de “vapor, humo o nada” y y la expresión completa “vanidad de vanidad” es un hebraísmo que los israelitas usaban para designar lo máximo de algo, como cuando se dice “el cantar de los cantares” quiere decir el canto de todos los cantos, entonces la expresión de Salomón equivale a “Nada de nada es la vida” o sea está diciendo simplemente que la vida es un vacío sin sentido y la cuestión de este libro es cómo podemos sacarle el máximo provecho a “nada” que es esta vida, Ecl 1:3  ¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol? Es como si dijera si la vida es “nada” entonces cual es el provecho o la ganancia que el hombre tiene por todo El afán ( que es una enfermedad común)  de alcanzar el máximo de las cosas en este mundo.

Hay que recordar que este libro fue escrito un poco de tiempo antes de la muerte de Salomón de hecho él está viendo la vida con criterios de frustración, sabiendo que su vida fue desperdiciada en las cosas pasajeras, pero a esta altura nada se puede hacer…solo dar el consejo, aun sabiendo que no todos oirán.

Salomón considera la vida como “nada”, pero ve como los seres humanos, ponen todo su esfuerzo en alcanzar “el viento” o sea lo que no tiene sentido y todo simplemente para al final de su vida, darse cuenta que nada valió la pena.

Hay cinco formas en la cual Salomón ve la vida desde su perspectiva, desde su propia experiencia:

  1. Ecl 1:4 Generación va, y generación viene; más la tierra siempre permanece. La ve como un hotel que alberga a generaciones por días y los habitantes de ese hotel se molestan en arreglar su habitación, diseñan gastan en remodelar su habitación sabiendo que no es de ellos y que pronto tendrán que irse.
  1. Ecl 1:5 Sale el sol, y se pone el sol, y se apresura a volver al lugar de donde se levanta. La ve como un circulo repetitivo que no tiene sentido.
  1. cl 1:6 El viento tira hacia el sur, y rodea al norte; va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo. La ve como algo que no se puede tener ni alcanzar.
  1. Ecl 1:7 Los ríos todos van al mar, y el mar no se llena; al lugar de donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo. La ve como un lugar que no llena, ni satisface.
  1. Ecl 1:9 ¿Qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿Qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol. La ve como un lugar donde estamos destinados a sufrir ya que cada generación repiten una y otra vez los mismos errores y viven las mismas tragedias y nadie aprende de la experiencia de otros sino que cada quien debe vivir sus propios fracasos.

Lo curioso de todo esto es que Salomón, tiene una visualización del problema humano, pero lo triste es que desde su condición personal ya todo lo que se hizo ya se hizo y lo que no se hizo, pues no se hizo ni se podrán cambiar las condiciones y resultados de haber vivido una vida disoluta en este mundo, sus tiempo prácticamente se ha acabado y no hay forma de cambiar los resultados personales de sus malas decisiones.

El problema de Salomón, es el triste desenlace que viven millones de personas en todo el mundo, una vida que al final no se le encuentra sentido y esta falta de sentido, esta atribuida a TRES PROBLEMAS MAYORES que atraparon a este hombre y lo llevaron a este resultado:

  1. La ABUNDANCIA DE BIENE MATERIALES.
  2. El EXESO DE CONFIANZA.
  3. La PERDIDA DE VISTA DE LA ETERNIDAD.