• Tag Archives eclesiastes
  • Ayudando contra la envidia natural

    (Tema 13, Predicado el martes, 25 de septiembre de 2018 en la iglesia central)

    Ecl 4:4  He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu.

    La envidia es otra detracción que agobia la vida de los hombres, pues por causa de la misma deformación espiritual, todos nacemos con una cierta rivalidad natural que se despierta cuando vemos el bien de los demás, el despertar, la envidia en los demás debe de verse como una especie de competencia, mal intencionada, por querer sobresalir.

    El llamado en Eclesiastés, NO está enfocado en que no se despierte en nosotros (aunque esto es algo que como hijos de Dios debemos de desprendernos del viejo hombre que tiene todos estos vicios), sino que el llamado, está dado desde el punto de vista, que sabiendo que al ser humano se le despierta ese problema, (envidia) lo razonable es mantener una aptitud dee humildad y No andar queriendo ser admirado por lo que uno tiene y otros No. La idea es, tratar de no ser nosotros la causa de tropiezo en los demás; Y si tenemos en cuenta que vivimos en el tiempo de las redes sociales, donde todos quieren vislumbrar y “apantallar” a los demás con sus éxitos, su belleza, sus bienes, nos daremos cuenta de que tenemos un verdadero problema, que le afecta a muchos, queramos o no aceptarlo, la mayoría de publicaciones en dichas redes, son para que los demás les admiren lo que se tiene, la jovencita bonita, publica fotos de su belleza, pero para que las publica, bueno la respuesta es demasiado sencilla, pues para vislumbrar a los demás, para que las personas que vean esa foto, pues le digan que es una jovencita muy hermosa, ese es el problema del que está hablando Eclesiastés, querer llamar la atención para ser admirada y envidiadada por los demás,  muchos hacemos pecar al prójimo, por algo que dentro de pocos años pasará;  NO digo que usar la redes sociales es el pecado más terrible de todos, NO lo único que estoy diciendo es que debemos ser prudentes en como vemos las cosas.

    Recordemos que en esta vida NO hay nada que permanezca, hasta la jovencita más hermosa un día se hará vieja, entonces para que plantear con lo pasajero y despertar la envidia natural en los demás, esto es a los que a los ojos de salomón no tiene sentido. Ecl 4:4  He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu.

    De hecho que Esta detracción se debe combatir con humildad, que nadie se jacte de los que Dios le ha dado para su peregrinaje sobre esta tierra.

    Qué interesante es ver el ejemplo más elevado de un hombre que le ha sido dado todo, pero mantiene su humildad, Jua 13:3  sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba, Jua 13:4  se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. Jua 13:5  Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido.

    Debemos alegrarnos con las bendiciones materiales que Dios nos permite tener pero debemos aprender a ver los triunfos, logros y éxitos en esta tierra, de la manera como Dios las ve, Isa 40:6  Voz que decía: Da voces. Y yo respondí: ¿Qué tengo que decir a voces? Que toda carne es hierba, y toda su gloria como flor del campo. Isa 40:7  La hierba se seca, y la flor se marchita, porque el viento de Jehová sopló en ella; ciertamente como hierba es el pueblo. Isa 40:8  Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre. Realmente NO hay absolutamente nada de lo que pudiéramos jactarnos en esta vida, porque la jactancia es lo que hace o puede hacer pecar a las personas. Inclusive en los asuntos espirituales debemos ser muy cuidadosos, 2Co 12:2  Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo. 2Co 12:3  Y conozco al tal hombre (si en el cuerpo, o fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe), 2Co 12:4  que fue arrebatado al paraíso, donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar. El apóstol fue literalmente “arrebatado “a un lugar exuberante de la eternidad y esto sería causa suficiente para que este hombre se jactara toda la vida y a cada rato, mas sin embargo dice: 2Co 12:5  De tal hombre me gloriaré; pero de mí mismo en nada me gloriaré, sino en mis debilidades. 2Co 12:6  Sin embargo, si quisiera gloriarme, no sería insensato, porque diría la verdad; pero lo dejo, para que nadie piense de mí más de lo que en mí ve, u oye de mí. Dios mismo es el más interesado en que sus hijos, sean humildes y NO  se jacten de nada, inclusive Ni de las experiencias espirituales sobresalientes  y le envía su ayuda a su siervo, 2Co 12:7  Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; es buenos mantener una aptitud de humildad a a pesar de haber alcanzado las mayores proezas en esta vida.

    El apóstol Pablo experimento la necesidad de ser humilde a pesar de la grandeza de su ministerio y a a pesar de tener condiciones de las cuales muchos en sus tiempo se jactaban,  por eso con autoridad recomienda, Flp 3:4  Aunque yo tengo también de qué confiar en la carne. Si alguno piensa que tiene de qué confiar en la carne, yo más: Flp 3:5  circuncidado al octavo día, del linaje de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en cuanto a la ley, fariseo; Flp 3:6  en cuanto a celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que es en la ley, irreprensible. Flp 3:7  Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Flp 3:8  Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo. Nada que ver con los habladores de vanidades de los pulpitos contemporáneos,  de cosas que ni ellos mismos conocen, Col 2:18(DHH)  No dejen que los condenen esos que se hacen pasar por muy humildes y que dan culto a los ángeles, que pretenden tener visiones y que se hinchan de orgullo a causa de sus pensamientos humanos.

    La grandeza de una persona se mide no por los títulos ni bienes que posee, la grandeza se mide cuando esa persona a pesar de tener el poder para convertir las piedras en pan, prefiere NO alardear de su poder, Luc 4:3  Entonces el diablo le dijo: Si eres (esto es como tentando el egocentrismo humano) Hijo de Dios, dí a esta piedra que se convierta en pan. Lo maravilloso del asunto es que Jesús tenía el suficiente poder, para hacer mucho más que convertir las piedras en pan,  pero no alardeo de nada, Jesús sabe lo que él es, no necesita que satanás le acredite como “hijo de Dios”,  sin embargo prefiere NO usar su poder, sino sujetarlo a la orden (Palabra) del Padre, Luc 4:4  Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios.

    Hoy en día, cuantos alardean de lo que tienen y de lo que no tienen, y eso solo demuestra su inseguridad, su falta de carácter, necesitan que les digan que son bonitas, guapos, de éxito etc. necesitan la voz del mismos diablo que los anime y que les diga, atraves de las redes sociales y de otros medios, lo que son y lo grande de lo que tienen sin embargo el llamado es el mismo desde antes hasta ahora, para el pueblo de Dios,  Rom 12:3  Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno. Y también Flp 2:3  Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; Flp 2:4  no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Flp 2:5  Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, Flp 2:6  el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, Flp 2:7  sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; Flp 2:8  y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.  Aunque alcancemos el mayor de los éxitos en esta tierra, en definitiva NO tenemos NADA  de que jactarnos en esta vida, 1Co 1:26  Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles;( de que nos jactamos si antes de ser llamados por Dios éramos lo peor de esta tierra) 1Co 1:27  sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; 1Co 1:28  y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 1Co 1:29  a fin de que nadie se jacte en su presencia. 1Co 1:30  Más por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; 1Co 1:31  para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.


  • La Opresion Sobre el Projimo

    (Tema 12, Predicado el martes, 11 y 18 de septiembre de 2018 en la iglesia central)

    Ecl 4:1  Me volví y vi todas las violencias que se hacen debajo del sol; y he aquí las lágrimas de los oprimidos, sin tener quien los consuele; y la fuerza estaba en la mano de sus opresores, y para ellos no había consolador.

    Como lo hemos dicho, es el hombre mismo el que se causa el daño, el daño no viene por la vida misma, sino por las aptitudes del hombre, Job 35:5  Mira a los cielos, y ve, Y considera que las nubes son más altas que tú. Job 35:6  Si pecares, ¿qué habrás logrado contra él? Y si tus rebeliones se multiplicaren, ¿qué le harás tú? Job 35:7  Si fueres justo, ¿qué le darás a él? ¿O qué recibirá de tu mano? Al decidir apartarnos de Dios cual es el daño que el hombre le causa a Dios, y la respuesta sensata es sencilla, NADA, muchas personas a veces no logran entender que al pecar, ellos mismos se hunden en la más vil oscuridad, Dios es soberano y esta sentado en sus trono, si pecamos pues los únicos perjudicados somos nosotros mismos y la gente que nos rodea, y si decidimos buscar a Dios y congregarnos y por ende hacer el bien, los únicos beneficiados somos nosotros mismos y la gente que nos rodea, pero Dios sigue sentado en su Trono, Job 35:8  Al hombre como tú dañará tu impiedad, Y al hijo de hombre aprovechará tu justicia. Dios siempre es y será Dios, sea que el hombre busque el bien o no, pero de esto depende el bienestar personal de una persona, de hacer el bien, porque cuando hace maldad el mismo se apresa, Pro 29:6  «El perverso queda atrapado en su propia maldad, pero el justo canta y vive feliz.» (Versión Palabra de Dios Para Todos); es su propia injusticia, la trampa del pecador, más para el que hace justicia, su propia justicia es la provisión que le hará vivir bien.

    La injusticia dentro de todos los niveles sociales, es lo que tiene a este sistema moribundo, una opresión o injusticia puede ser PEQUEÑA O GRANDE, dependiendo de cómo se quiera ver, pero siempre traerá resultados de frustración al vida personal e inclusive el creyente se vuelve vulnerable al dolor que produce la opresión de los hombres, Pro 29:9  Sólo burlas y enojos saca el sabio que discute con un tonto. (versión Lenguaje Sencillo); lo que el proverbio dice es que un creyente no se puede dar el lujo de andar discutiendo con nadie por nada, porque aunque gane o pierda la discusión, (que es una forma de injusticia u opresión de los hombres) no encontrara reposos alguno; o bien pudiese ser una injusticia global de los gobernantes, que siempre han existido pero que hoy  abundan más; si se tratara de ver las injusticias que los gobiernos cometen con los pueblos, tendríamos suficiente material como para vivir totalmente amargados,  Pro 29:4  El rey que hace justicia, afirma a su país;el que solo exige impuestos, lo arruina.  (versión Dios Habla Hoy), es difícil considerara que la  paz o prosperidad de un país esta en las manos justas o injustas de un solo hombre, pero eso es lo que dice la biblia, da un poco de tristeza porque en nuestros países latinoamericanos, la INJUSTICIA U OPRECION representada por la CORRUPCIÓN, que hay en nuestros gobernantes, han hundido y han traído tanto dolor a mucho pueblo.

    No son los problemas de opresión o injusticia lo que destruye la vida de las personas, sino su forma de reaccionar ante ellas, Hch 16:27  Cuando el carcelero despertó y vio que las puertas de la cárcel estaban abiertas, sacó su espada para matarse, pues pensaba que los presos se habían escapado. Hch 16:28  Pero Pablo le gritó: —¡No te hagas ningún daño, que todos estamos aquí! Este hombre es el típico ejemplo de los que sucede con todos, el hombre se daña a sis mismo, debemos de llegar a comprender “QUE ESTAMOS PARA AYUDARNOS, NO PARA PERJUDICARNOS UNOS A OTROS” el ser humano es experto en dañarse a sí mismo y dañar a los que le rodean. Es curioso considerar esto, pues por ende natural  mucha gente cuando le viene el mal, acentúan o señalan a Dios como el causante de las desgracias que vienen sobre la gente, en esta vida, pero la Biblia dice que el único causante de las circunstancias que rodean a cada familia y a cada persona es uno mismo, Isa 50:1  Así dijo Jehová: ¿Qué es de la carta de repudio de vuestra madre, con la cual yo la repudié?  Lo que Dios dice es que Él no la dejó, ella se fue, ¿O quiénes son mis acreedores, a quienes yo os he vendido? Lo que el señor dice. Es “yo no los he vendido, ustedes se han vendido solos”, He aquí que por vuestras maldades sois vendidos, y por vuestras rebeliones fue repudiada vuestra madre.  

    Las opresiones y las consecuencias que vienen sobre los hombres son causas de los hombres,  nunca de Dios, tristemente, el hombre se daña a sí mismo, por sus propias  decisiones. Job 35:9  A causa de la multitud de las violencias claman, Y se lamentan por el poderío de los grandes. Job 35:10  Y ninguno dice: ¿Dónde está Dios mi Hacedor, Que da cánticos en la noche, Job 35:11  Que nos enseña más que a las bestias de la tierra, Y nos hace sabios más que a las aves del cielo? Es interesante que todos los seres humanos podemos ver las injusticias que agobian nuestra vida y todos queremos ser liberados para tener una sociedad más equitativa, más justa, (de hecho hay muchos movimientos que luchan en pro de la justicia social), y todos buscan una sociedad más justa en este punto, pero NO quieren buscar a Dios, quieren tener paz, sin el PRINCIPE DE LA PAZ, quieren justicia Social, sin la justicia de Dios, entonces son entregados a la misma maldad de lo que la misma sociedad produce,  Job 35:12  Allí clamarán, y él no oirá, Por la soberbia de los malos.  Job 35:13  Ciertamente Dios no oirá la vanidad, Ni la mirará el Omnipotente. Las opresiones a veces se vuelven tan pesadas y difíciles que esta vida se vuelve tan densa y oscura que en algún momento muchas personas llegan a ver la muerte como una salida  a este mundo de mucho sufrir.

    Sin embargo debemos de considerar dos cosas:

    1. QUE la opresión y la injusticia nacen en el corazón del hombre, contra sus prójimo, bajo el yugo del pecado en este mundo caído, pero que nuestra esperanza va más allá de esta vida, Rom 14:17 porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu
    2. QUE SOMOS llamados como hijos de Dios a aliviar en lo posible la carga de la opresión sobre nuestro prójimo, Rom 14:19 Así que, sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación.

    Talvez no podamos hacer mucho, pero podemos hacer lo necesario para que la gente que nos rodea no tengan criterios de injusticias y opresión por lo menos de parte nuestra, y con esto abonamos un poco de paz a nuestro prójimo; pues el deseo de Dios es que contribuyamos a lo que edifique el corazón de los demás, no a oprimirlos, ni aprovecharnos, mas bien somos llamados a ayudar en lo posible, Isa 58:6  ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? Isa 58:7  ¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que cuando veas al desnudo, lo cubras, y no te escondas de tu hermano? Isa 58:8  Entonces nacerá tu luz como el alba, y tu salvación se dejará ver pronto; e irá tu justicia delante de ti, y la gloria de Jehová será tu retaguardia. Isa 58:9  Entonces invocarás, y te oirá Jehová; clamarás, y dirá él: Heme aquí. Si quitares de en medio de ti el yugo, el dedo amenazador, y el hablar vanidad; Isa 58:10  y si dieres tu pan al hambriento, y saciares al alma afligida, en las tinieblas nacerá tu luz, y tu oscuridad será como el mediodía. Isa 58:11  Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan.

    No podemos negar la realidad de la opresión que a diario vemos y vivimos por todos lados;  sin embargo hay personas que viven descansados y hacen descansar a otros o sea, que no todo está perdido, aún hay esperanza para esta humanidad, hay esperanza en Dios, pues Dios hace que descansemos en su justicia y luego que aliviemos en lo posible las cargas de los demás.