UN JEFE DE LA POLICIA CANTA A DIOS